Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios La Iglesia en Uruguay celebró la declaración de “venerable” de Mons. Jacinto Vera

AICA |

17672

Ayer, día en que se cumplieron 134 años de su fallecimiento, en Pan de Azúcar, el primer obispo uruguayo, monseñor Jacinto Vera, fue declarado Venerable por el papa Francisco en reconocimiento de sus “virtudes heroicas”, lo que significó un significativo paso hacia la beatificación y canonización del obispo misionero que se convertiría en primer santo del Uruguay. La Iglesia uruguaya celebró este acontecimiento, celebrando misas en las catedrales y parroquias de todo el país. En Montevideo, el arzobispo, cardenal Daniel Sturla, presidió la Misa en acción de gracias en la catedral metropolitana.

Ayer, día en que se cumplieron 134 años de su fallecimiento, en Pan de Azúcar, el primer obispo uruguayo, monseñor Jacinto Vera, fue declarado Venerable por el papa Francisco en reconocimiento de sus “virtudes heroicas”, lo que significó un significativo paso hacia la beatificación y canonización del obispo misionero que se convertiría en primer santo del Uruguay. La Iglesia uruguaya celebró este acontecimiento, celebrando misas en las catedrales y parroquias de todo el país. En Montevideo, el arzobispo, cardenal Daniel Sturla, presidió la Misa en acción de gracias en la catedral metropolitana.

El obispo misionero
El primer obispo y padre de la Iglesia del Uruguay nació el 3 de julio de 1813 en el viaje en el que sus padres, provenientes de las islas Canarias, llegaban a Uruguay como inmigrantes. A los 19 años, después de una tanda de Ejercicios espirituales, sintió el llamado al sacerdocio. Luego de los estudios de Teología en el seminario de los jesuitas en Buenos Aires, en 1841 es ordenado sacerdote. De regreso a su patria, es nombrado teniente cura y después párroco de Canelones.

En 1859 es designado Vicario Apostólico del Uruguay y empieza una difícil tarea de organización de la Iglesia en todo el territorio nacional. En 1865 es consagrado obispo pero recién en 1878 se crea la diócesis de Montevideo (que abarcaba todo el país) y monseñor Vera es nombrado su primer obispo. En 1870 participa en el Primer Concilio Vaticano. Diez años después inaugura el primer Seminario de Montevideo. Recorrió varias veces el país con sus viajes misioneros y murió en Pan de Azúcar, el 6 de mayo de 1881.+