Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios “La iglesia católica se cree con autoridad para juzgar la vida de las personas”

UNOTICIAS |

El tema del matrimonio igualitario está en boca de todo el mundo. La iglesia católica mostró su descontento con este proyecto de ley, sin embargo, la iglesia de la comunidad metropolitana, por intermedio de Fernando Frontán, opina diferente y piensa que se toman atribuciones que no le corresponden.

La Iglesia Católica del Uruguay tomó partida en relación al proyecto de ley de “Matrimonio Igualitario”, que recibió media sanción en la Cámara de Diputados y que se pretende instaurar en este país.

El Obispo de la Diócesis de Salto, Mons. Pablo Galimberti, dio a conocer al Diario Cambio de esa ciudad, su opinión, diciendo que no es un buen proyecto y que le preocupa que se compare a la familia compuesta por un varón y una mujer a una “unión homosexual”.

El religioso dijo que hay que respetar la naturaleza y por sobre todas las cosas a Dios, que es quién nos hizo varón o mujer, para que formemos una familia y engendremos hijos.

Unoticias, dialogó con el Reverendo Fernando Frontán, pastor de las Iglesias de la Comunidad Metropolitana(ICM) en el Uruguay, quien afirmó que: “en el cristianismo ha habido muchas interpretaciones a lo largo de la historia sobre diferentes temáticas que hacen la complejidad de lo humano, la iglesia católica, tiene la suya, que no es la única”

“Cuando este tema comenzó en Argentina en el año 2009, la iglesia católica tomó una postura similar a lo que hoy dice el Obispo Galimberti mientras que otras iglesias, dentro dle mundo protestante (luteranos, metodistas), tuvieron una comprensión de la realidad del amor entre personas del mismo sexo y el núcleo de familia que se genera, y en consecuencia su postura fue apoyar el proyecto de ley de matrimonio igualitario argentino”. Pero basta mirar el mundo cristiano protestante anglo sajon para entender que la comprensión y la bendición de miles de iglesias luteranas, presbitereanas, anglicanas, metodistas bendicen el amor entre personas del mismo sexo.”

Para Frontán: “nadie puede decir esta es la verdad de Dios o yo soy el único que tiene autoridad para decirlo…”, los creyentes tenemos una fuente inspiradora que ilumina nuestra teología: la Biblia, y en ella encontramos que no hay un único y solo modelo de familia reconocido por Dios, (el tradicional “mamá, papá, nene, nena, abuelo y el perro”) sino que existen más 35 modelos allí representados. En el tiempo de Jesús, él tuvo la oportunidad de conocer vínculos estables de un mismo sexo y no encontramos ninguna especificación de que las haya condenado alguno (al menos no lo dicen los evangelios; aunque algunos se fundan en algunos trozos de las cartas de San Pablo para justificar la condena a homosexuales). Recordemos cuando Jesus se encuentra con el centurión romano que le pide que salve a su siervo/esclavo(tipico vinculo homoparental romano). No condena ni al centurión ni al siervo y reconoce la fe del centurion y sana sana a su siervo. Esa frase muy conocida y repetida en las oraciones viene de allí: “señor no soy digno que entres a mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme”.

Para Frontan, Jesús no condena a homosexuales sino que lo hace con “cualquier vínculo donde la opresión, el odio, el desprecio y el rechazo quede establecido como discriminación. Pero volviendo al Uruguay, desde el año 1904 somos un estado laico, separado de la iglesia,y lo que rige el matrimonio es el código civil, por tanto la ética y la moral de las iglesias no deben establecerse como únicas ni como rectoras de la moral civil establecidas por el estado de la ley. La iglesia puede elaborar una ética y una pastoral para sus seguidores, pero no para todos los uruguayos. Lamentablemente la iglesia católica se ha puesto en un pedestal y se cree con la autoridad moral de juzgar la vida y el amor de las personas -y no sólo ella, fundamentalistas sobran en este pais que se creen que ese derecho de juzgar les pertenece- . Pero el amor sólo puede ser juzgado por las personas que se aman y se nombran a sí mismas en ese estado – la ley debe reconocerlos y ampararlos-, y como dice Juan en su carta “todo el que ama conoce a Dios, mientras el que no ama no conoce a Dios. Cuando dos personas de igual o distintos sexo expresan su amor y su compromiso, ésto -en nuestra humilde opinión-, es el único testimonio real de que Dios está presente, porque sólo el amor puede hablarnos de Dios, porque Dios es AMOR, y por tanto en ICM bendecimos ese amor, ¿como no vamos a apoyar esta ley?”.

Para finalizar Fernando Frontán dijo: “hoy a través de este proyecto de matrimonio igualitario, se rescata un principio laico, que da garantías legales a todos los ciudadanos de este país; y como si fuera poco también se fortalece un principio cristiano elemental de justicia y respeto por ser humano diverso, criatura de Dios. En el 2012 igualdad tiene que leerse en código de diversidad, no es posible la igualdad sin la diversidad de personas. La homosexualidad no es una enfermedad es simplemente una variante de la sexualidad de las personas. Con todo y así aceptamos que algunos prefieren más a sus intereses, ideas o creencias corporativas que a la condición incluyente de la diversidad humana, vaya la frase mi abuela sabia para finalizar: “el que quiera ver que vea y el que no, que siga andando a los tumbos”.