Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

Noticeu La Expo Prado cerró con una Misa Criolla

Foto de ICM

La Expo Prado 2020, “A cielo abierto”, finalizó el domingo 20 de setiembre con una Misa Criolla al mediodía, organizada por la Asociación de Jóvenes Rurales del Uruguay (ARJU), que fue celebrada por el P. Guillermo Porras. Cabe destacar que esta 115° edición de la Expo también contó con una Misa Criolla el domingo anterior, el 13 de setiembre, que fue presidida por el Card. Daniel Sturla y el P. Juan Andrés Verde, por primera vez en el ruedo central. La Misa del 20 de setiembre se realizó en el galpón “Multiespacio” de la Rural del Prado, frente al ruedo.

Desde hace 40 años se celebra la Misa en la exposición del Prado, y desde hace diez años aproximadamente acompaña el P. Porras, de la Parroquia Santa María de la Ayuda, del barrio Cerro. “Qué linda esta bendición de tener la Expo Prado y hacernos un lugarcito para tener esta celebración (…) Este es un ambiente precioso, donde se  entreveran los olores entre los animales y el asado. Es un lugar que nos habla tanto de nuestra historia… Siempre dije que si al campo le va bien, al país le va mejor”, comenzó diciendo el presbítero en la homilía.

A continuación, reflexionó acerca de cómo el campo ha sostenido la economía y el trabajo del país en el contexto de la pandemia por Coronavirus, “nos han ayudado a todo el país, hay que sacarse el sombrero ante la gente del campo que labura y labura, muchas veces en silencio, (…) Para algunos parecen ser los últimos, pero para Dios son los primeros”. Y así, comenzó a comentar el evangelio del día… “El mundo de hoy aplaude a los primeros, a los que salen en las revistas y en los medios de comunicación, pero Dios tiene otras matemáticas (…) Siempre el Señor nos invita a mirar a esos últimos”.

El P. Porras recordó a “los últimos” de la sociedad, dentro de ellos, los sencillos, dijo. “Cuántos peones rurales, por ejemplo, son los últimos para muchas cosas, pero si pensamos bien son los que en el día a día sostienen a las ciudades y al país”, afirmó. Y agregó que “Jesús tenía un profundo amor al campo, la mayoría de las parábolas son del campo”.

“La medida del amor es amar sin medida” 

A continuación, el Pbro. Porras recordó frases de Jesús en las que se plantea la idea de que Dios “usa otras matemáticas”: “Los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos”, “El que quiera salvar su vida la perderá, pero el que la pierda por mí la encontrará”, “Ama a tu enemigo y reza por el que te persigue”.

“El modo de Jesús es con otra matemática, es otro modo de encarar la vida. Para Él la medida del amor es amar sin medida. No todo es medible, el amor no se calcula. El que ama se brinda y no lleva una cuenta”, expresó el sacerdote. “En el mundo de hoy queremos calcular el amor, el cariño y el afecto… esta es una dinámica muchas veces perjudicial, que nos enfría el corazón y nos endurece el alma. Por eso Jesús nos cambia y nos dice que hay que amar hasta dar la vida, como lo vivió Él en la Cruz (…) La dinámica del Reino de Dios es la dinámica de la generosidad, la providencia y del amor, no la de calcular”, añadió.

Lo que la pandemia nos dejó 

El Pbro. Porras destacó que, luego de lo sucedido por la pandemia por Coronavirus, “hay que empezar a agradecer todo lo que tenemos, no tendré todo lo que quiero, pero amo todo lo que tengo… empezando por los seres queridos. Tanto deseamos lo que no tenemos, que nos perdemos la oportunidad de disfrutar lo que tenemos”. Y siguió: “Lo que la pandemia nos ha dejado son los seres queridos. Ahora valoramos más los besos, los abrazos, visitar a nuestros abuelos…ahí está el secreto y el sentido de la vida: en cuidar aquello que tenemos y que más queremos, y ser agradecidos”.

Luego de la homilía fue el momento de las ofrendas, que las presentó, por medio de payadas, una joven de ARJU: las banderas uruguayas, de la Asociación Rural del Uruguay y de ARJU. Luego, se presentaron como ofrendas un poncho, un mate y termo, un recado, un corderito, el pan y el vino.

Fuente: https://icm.org.uy/la-expo-prado-cerro-con-una-misa-criolla/