Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios La congregación salesiana se va de Melo tras 53 años

EL PAIS |

Liceo. Sociedad de laicos se encargará de gestión educativa

MELO | NÉSTOR ARAÚJO

Luego de 53 años formando jóvenes bajo el carisma pedagógico de Don Bosco, la congregación salesiana se despidió de la ciudad de Melo. La falta de vocaciones sacerdotales está obligando a “tercerizar” la gestión de colegios a organizaciones.

El liceo salesiano “Monseñor Luis Lasagna” quedará en manos de docentes y funcionarios que formaron una sociedad de responsabilidad limitada para asegurar la continuidad del centro educativo, que cuenta con 163 alumnos y 43 trabajadores, entre profesores y auxiliares.

El liceo “va a estar orientado por esta nueva organización”, señaló el padre Pedro Incio, director del centro.

Los profesores Humberto Martínez, Richard Malvárez y Rodney Borche representan a la nueva sociedad que firmó un preacuerdo con los salesianos a efectos de definir el compromiso de hacerse cargo de la tarea educativa y pastoral a partir del 2013. El inmueble será cedido en comodato a la nueva sociedad.

Desde los salesianos se dijo que “la decisión tiene que ver con la situación que vive la congregación en Uruguay: las vocaciones han disminuido, las obras (de los salesianos) han crecido y los criterios de evaluación nos han llevado a visualizar otros lugares para potenciar, como por ejemplo Rivera y Tacuarembó, los Talleres Don Bosco, el Colegio Pío y otras obras que queremos mantener”, dijo el Pare Pedro Incio.

El sacerdote confirmó que actualmente hay “93 religiosos salesianos en el país, al tiempo que en la década del 60 había 300. Las comunidades en cada rincón del país estaban formadas por más de 6 sacerdotes, que es lo mínimo que nos exigen para poder atender normalmente a los jóvenes y a la propuesta educativa, pero ahora apenas somos un promedio de tres en cada institución del país” sostuvo.

Dejó en claro que la dimensión salesiana se quiere mantener intacta. “No la queremos perder, pero no queremos continuar al frente de la gestión; que otros actores laicos gestionen las instituciones”, sostuvo.

RECUERDOS.

Permanece en el recuerdo de muchos la colocación de la piedra fundamental del liceo, que ocupa una manzana entera, un 13 de septiembre de 1959. Ese día, hubo actos que concentraron la atención de la ciudad, como la multitudinaria marcha, o la presencia de alumnos de los dos colegios católicos de aquel entonces: el de las Hijas de María Auxiliadora, en el centro, y con internado, y el “Dámaso A. Larrañaga”, para estudiantes de la zona norte.

Como es característica de las obras salesianas, el deporte y el oratorio festivo fueron los principales elementos para la penetración de la obra en la comunidad. El liceo tuvo uno de los primeros gimnasios cerrados de la ciudad, que luego el viento tiró al piso, y canchas de deportes que concentraron las actividades del liceo.

La obra que hoy se va no solo ha estado signada por muchos sacerdotes que dejaron su aporte, sino también por la comunidad que, en forma anónima y silenciosa, siempre ha estado impulsando el proyecto.

En 1964, con la impronta del excura José German Baldassini, se creó la Banda que, durante muchos años, amenizó solemnidades patrias y religiosas. A su impulso, la cancha se convirtió en el Estadio Salesiano, lugar donde se jugaron los campeonatos de la “Liga de los Barrios” y partidos oficiales de clubes de diferentes divisionales del fútbol melense, que ahora pasará a manos de la Intendencia.