Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Inician campaña para expropiar exCine Teatro Plaza

EL ESPECTADOR |

El sociólogo Gustavo Leal, asesor del ministro del Interior, Eduardo Bonomi, en el área de convivencia urbana, inició una campaña para expropiar el exCine Teatro Plaza, el fue adquirido por la iglesia Dios es Amor. “Es importante que la sociedad pueda discutir si está bien o mal que haya una inversión pública para recuperar ese lugar”, afirmó.

Leal explicó que la idea de la campaña surgió tras enterarse la noticia y escuchar los argumentos de algunas autoridades en relación a que esto “era un acuerdo entre privados y no se podía impedir”.

“Eso es un razonamiento equivocado por eso escribí la petición, que la gente puede firmar, que plantea en primer lugar que el Gobierno y la Intendencia de Montevideo, para este caso concreto, proceda a realizar los trámites de expropiación del lugar, ya que la ciudad ha perdido otros lugares emblemáticos, como el Sorocabana”.

Agregó que es esencial “conseguir un catálogo de edificios emblemáticos para definir que pueden tener, lo cual no implica que tengan que pasar a la órbita estatal, para preservar ciertos niveles de identidad “.

“Es necesario tener en cuenta que el dinero y el capital tienen que poder tener un límite, no puede ser que ordenen y diseñen a la ciudad, derriben espacios de convivencia y construyan una pauta de desarrollo urbano diferente, basado en el poder económico”, indicó.

A continuación la petición de Gustavo Leal:

“Al Gobierno Nacional y a la Intendencia de Montevideo: Expropiar el Cine Teatro Plaza para garantizar el uso público.

Hoy la ciudad de Montevideo necesita audacia cultural y política para hacer que ciertas cosas sucedan. Necesitamos defender el ‘derecho a la ciudad’.

Nos negamos a ser espectadores inmóviles y dejar pasar, que la ciudad pierda el Cine Teatro Plaza para que se convierta en un templo donde dudosos pastores hacen ‘sesiones de milagros’ a cambio de ‘estampitas y diezmos’

Ese espacio, ubicado en el kilómetro cero de Montevideo, es necesario preservarlo en su uso para el presente y para el futuro. Es un ámbito insustituible de la ciudad y su venta una amputación al desarrollo cultural hacia el futuro.

Es cierto que este no es el primer caso, pero creemos que ha llegado el momento de parar la dinámica por la cual el dinero ordena y diseña la ciudad, derriba sus espacios de convivencia y pauta un desarrollo urbano bajo la lógica del que paga.

La ciudad es de todos y por eso creemos que hay intereses públicos que están por encima del capital. Esto no implica negar las inversiones y las transformaciones, pero desde hace tiempo estamos llegando tarde a poner freno a transformaciones que privatizan espacios públicos. Y esto hay que cambiarlo.

Es necesario cambiar y pensar con perspectiva de futuro.

La ciudad necesita en forma urgente un ‘Catálogo de uso de los edificios emblemáticos de la ciudad’, que implica un acuerdo colectivo sobre los destinos que pueden tener algunos lugares de la ciudad que marcan y perfilan nuestra identidad. De lo contrario, tendremos una ciudad sin memoria.

El catálogo de uso no implica que todos los edificios identificados sean estatales, pero si que el uso que tengan deba ser regulado para que evitemos que cines y teatros se conviertan en templos, supermercados o depósitos. Para evitar también que edificios emblemáticos desaparezcan ante la presión inmobiliaria y Montevideo pierda su fisonomía. La ciudad necesita de referencias permanentes y de transformaciones. Permanencia y cambio en un equilibrio que salvaguarde el espacio público como un bien público.

Este Catálogo tiene que estar acompañado de un fortalecimiento de las políticas de construcción de ciudad, de regulación del espacio público y de entender que el valor fundamental a preservar es Montevideo como el mejor lugar para vivir.

Para el caso del Cine Teatro Plaza, solicitamos formalmente que el Estado inicie ya el proceso de expropiación del edificio, para que no sigamos quejándonos en público de cosas que sabíamos que iban a suceder y sin embargo no actuamos. La queja y el lamento de lo que pudimos haber hecho tenemos que cambiarlo por una estrategia de ‘actitud con Montevideo’, para quererla y defenderla.

Hay que arriesgarse y animarse a dar el debate público sobre las razones de preservar lugares insustituibles y emblemáticos de la ciudad. La ciudad es de todos y tenemos que defenderla”.