Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Inauguran plaza frente a la iglesia centenaria del Cerrito

EL PAÍS |
https://www.elpais.com.uy/informacion/sociedad/inauguran-plaza-frente-iglesia-centenaria-cerrito.html

Luego de cinco años fue inaugurada oficialmente ayer la nueva plaza de deportes y juegos ubicada frente al Santuario del Cerrito de la Victoria. El lugar, antes de ser reacondicionado, era un terreno baldío, donde según contaban los vecinos, solía refugiarse indigentes.

Hoy el espacio luce francamente renovado: cuenta con bancos largos de concreto que ayer ya eran utilizados por los residentes del barrio para sentarse a tomar mate, así como también con juegos para niños —entre ellos algunos inclusivos— y áreas en donde realizar deportes, entre ellas las de una estación de aparatos fijos y una gran cancha de básquetbol.

En el espacio también se colocaron nuevos focos, lo que le da a la zona una iluminación que coadyuva en la seguridad, “algo que le viene muy bien al lugar”, afirmó un vecino.

Parte de la plaza fue también cercada para brindar contención a los niños y evitar que salgan de la zona perimetrada hacia los pastizales y viviendas linderas.

Papeles y logros.

El predio fue donado por la iglesia a la Intendencia de Montevideo en 2009 con la intención de que se realizara en ese espacio una plaza. Pero debió pasar mucho tiempo antes de ver concretado el proyecto. Durante años, la idea de la plaza quedó encajonada, en parte debido a problemas burocráticos.

“En su momento, cuando la comuna recibió la donación, no tenían dinero para invertir en el lugar y quedó archivado. En 2012, desde la Junta Departamental lo desarchivamos y ahí empezamos a hacer un trabajo durante todo este tiempo para lograr concretar esta idea que ahora es una realidad”, explicó a El País el ex edil y asesor en materia de vivienda de Luis Lacalle Pou, el doctor Miguel Di Ruocco, quien fue clave en la insistencia para que las gestiones pudieran llevarse a cabo.

La forma que se halló para “destrabar” la situación fue presentarlo en 2013 como una de las propuestas del presupuesto participativo y resultó ser una de las elegidas.

“Pero las obras demoraron, primero debido a un problema interno en la Intendencia, que no detectó que la propiedad, a pesar de haber sido donada hacía años, aún no había hecho los títulos”, expresó el ex edil nacionalista. En el medio también ocurrió otro inconveniente, ya que parte del lugar estaba ocupado por una familia que vivía allí.

“Hubo que hacer una división del terreno para no tener que esperar por el realojo”, explicó Di Ruocco, quien estuvo ayer en la inauguración.

“Es increíble que este tipo de obras no haya comenzado a realizarse mucho tiempo atrás”, agregó el ex edil.

La nueva plaza “le da la oportunidad a la gente del barrio de tener un espacio de esparcimiento, tanto a los adultos mayores, como a las familias, adolescentes y niños que no tenían ningún lugar de este tipo por la zona”, opinó.

La plaza —que costó cerca de 3 millones de pesos— comenzó a construirse a mediados de este año.

“Donamos este terreno para que sea un lugar público y que pueda ser disfrutado por toda esta barriada del Cerrito”, explicó el cardenal Daniel Sturla, quien estuvo también durante el corte de cinta de la plaza. Según dijo, la zona tiene varias obras católicas.

“Hay un colegio, el Elisa Queirolo, y hay otro centro educativo a pocas cuadras. El predio donde ahora está la plaza, era un lugar que se encontraba abandonado, y algunos espacios estaban ocupados”, aseguró el cardenal Sturla.

Una vecina, que se acercó hasta él le agradeció por “el granito de arena, que en realidad es muy grande”, aclaró enseguida, pero no dejó pasar el momento para hacerle un reclamo: “quedó precioso, pero la gente está pidiendo más banquitos y más juegos”, dijo la señora mientras le agarraba la mano al cardenal, que sonrió comprensivo y se limitó a decir “bueno, bueno”.