Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Hogar Juan XXIII buscar solucionar inserción de jóvenes que llegan a la mayoría de edad

PRIMERA HORA |
http://www.primerahora.com.uy/hogar-juan-xxiii-buscar-solucionar-insercion-jovenes-llegan-la-mayoria-edad/

A unos 5 kmts. de la ciudad funciona el Hogar Juan XXIII, centro gestionado mediante convenio entre la Diócesis e INAU. Allí viven una veintena de niños y adolescentes. El convenio estipula como edad límite los 18 años, lo que supone que año a año se deba sortear la problemática de insertar en la sociedad a aquellos adolescentes que superan esta edad.

Pedro Ballestrino, integrante de la comisión que gestiona el Hogar Juan XXIII comentó a Primera Hora que el pasaje de los adolescentes a la mayoría de edad supone una complicación que se repite año a año. “Es complicado, porque ya no pueden formar parte del hogar, tienen que buscar un lugar para vivir y a la vez es necesario que trabajen”. La forma de trabajar que mantienen hace varios años en el hogar cuenta con “prórrogas” mediante las que los adolescentes pueden permanecer alrededor de seis meses más en el centro.

Una de las alternativas que en algunos casos ayudan a encontrar una salida son los llamados “padrinos”. En este sentido se busca que haya personas cercanas a los adolescentes para que puedan brindarles ayuda una vez que salen al mercado laboral y a intentar independizarse. “Se trata de que los chiquilines tengan un referente en la sociedad, los llevan a comer los fines de semana, les compran vestimenta, los llevan a centros de estudio, tratan de darles una mano en todo lo que pueden. Los padrinos pocas veces dan una solución laboral, generalmente los chiquilines van a UTU o a otros centros de enseñanza. Tenemos pasantías con la ISJ y con INAU, pero no hay pasantías de oficios. Nos da mucha pena el futuro que les espera después de cumplir los 18”; explicó Ballestrino.

Consultado sobre cuáles serían las salidas para esta situación, sostuvo que “no es una solución fácil”, pero consideró que “si la sociedad mejora las oportunidades estaríamos paliando el problema”.