Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Historia clínica de Jesucristo

MONTEVIDEO PORTAL |

Cargar con la cruz

En el libro “El estrés de Jesús”, el médico Daniel López Rosetti se dedicó a enumerar una historia clínica de lo que debió sufrir Jesús desde su detención hasta su crucifixión. Según su investigación, sufrió estrés intenso y crónico, además de desgaste físico producido por agotamiento extremo.

El médico Daniel López Rosetti escribió el libro “El estrés de Jesús” con la intención de elaborar una “historia clínica” de Cristo y enumerar los problemas médicos que sufrió en sus últimos días.

Según una nota que realizó Clarín con el autor, “Jesús sufrió intenso estrés agudo y crónico desde su detención hasta su crucifixión”. A ello se le agrega alta tensión emocional, cansancio, fatiga, alteraciones de sueño, pérdida de apetito y ayuno (es decir, una progresiva pérdida de energía).

Aventuró que Jesús murió antes que las otras dos personas con las que fue crucificado, debido al alto nivel de “desgaste psicofísico” que trajo aparejado un “agotamiento extremo”.

Experimentó “todos los síntomas del estrés”, como estado de alerta psicológica, taquicardia y aumento en la presión arterial, así como dilatación de pupilas, hiperventilación y rigidez de los músculos.

En su libro también se centra en el aspecto humano, especulando la “enorme angustia” que sufrió por la traición de Judas.

Sobre los azotes y golpes que sufrió poco de ser crucificado, aseveró que los golpes y la corona de espinas le generaron “dolor intenso y un miedo que potenció ese dolor”. La pérdida de sangre y líquidos vitales le provocó una caída en la presión arterial y taquicardia, lo que llevó a un “shock”.

El libro de López Rosetti fue hecho en un período de cinco años, tras la investigación de varios textos históricos y descubrimientos arqueológicos, incluyendo una consulta a los Rollos del Mar Muerto en el Museo de Israel.