Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Gobierno archivará denuncia de la Iglesia por aborto

LA REPÚBLICA |

Desestimarán recursos del arzobispado de Montevideo

El Ministerio de Salud Pública no tomará en cuenta las recusaciones a la ley de despenalización del aborto hechas por algunas organizaciones como el Arzobispado de Montevideo, un grupo de médicos que en su mayoría no son ginecólogos, y la organización no gubernamental conocida con el nombre de “Madrinas de la Vida”.

Tanto el subsecretario de Salud pública Leonel Briozzo como la propia Leticia Rieppi, señalaron a LA REPÚBLICA que los recursos presentados por estas organizaciones ante el Poder Ejecutivo contra el decreto que reglamenta la ley “cuestionan precisamente la reglamentación de la propia ley y seguramente no serán tenidas en cuenta”, coincidieron los dos jerarcas del MSP. “En la recusación que presentaremos haremos un riguroso informe de por qué no han sido tenidas en cuenta”, subrayó Rieppi.

La jerarca hizo hincapié en que el grupo de médicos que ha gestionado esta recusación a la ley de despenalización de aborto, “no son ginecólogos en su mayoría y eso es un dato de la realidad”. Briozzo, en tanto, destacó que “no son temas de fondo” lo argumentado en las recusaciones. En los recursos, las tres organizaciones expresan cuestionamientos a la presencia del progenitor en el tratamiento abortivo; en la manera en que se practica el tratamiento y manifiestan que la objeción de conciencia debería ser aplicable a todo el articulado de la ley.

Cambios a la ley

Otra novedad que se conoció en las últimas horas tiene que ver con la decisión de cambiar la ley del aborto para que los objetores de conciencia argumenten razones “de peso” a la hora de negarse a practicar la interrupción de un embarazo.

En el MSP hay preocupación porque sospechan que lo que se está objetando es la ley “y eso es intolerable”.

La ley de despenalización del aborto será modificada a la brevedad, según confiaron anoche a LA REPÚBLICA autoridades del Ministerio de Salud Pública. Los cambios a introducir en la normativa serán los referidos al capítulo que contempla la posibilidad de esgrimir la objeción de conciencia para no proceder a realizar el tratamiento de interrupción del embarazo a la mujer que voluntariamente ha expresado esa intención al profesional de la salud. “Estamos realmente preocupados por la forma en que se han desarrollado estas objeciones de conciencia”, sostuvo a este diario la coordinadora del Área de Salud Sexual y Reproductiva del MSP, Leticia Rieppi.

Señaló que hasta el momento, los ginecólogos que han esgrimido la objeción de conciencia no han argumentado filosóficamente su posición y que solo han dicho que no estaban de acuerdo con el tratamiento de interrupción. “Esa carencia de argumentos para objetar la práctica abortiva es peligrosa y genera un antecedente en la normativa nacional”, consideró Rieppi, y que les ha llamado la atención que no especifiquen contundentemente sus razones. “La verdad es que no nos imaginábamos esa modalidad de objeciones y no se puede permitir que se diga que no están de acuerdo con la ley y que objeten la norma”. Jurídicamente, el gobierno tiene dos caminos para modificar la ley en cuestión para establecer que los objetores de conciencia argumenten fehacientemente el por qué de su negación al tratamiento abortivo.

Una de esas posibilidades es apelando a normatizar algún artículo de la ley, ya que la reglamentación admite que el MSP proceda a ello. El otro camino es que el Poder Ejecutivo directamente redacte un decreto complementario. “Estamos discutiendo cuál camino adoptar, porque la intención es cambiar ese artículo y obligar al objetor a justificar el por qué de su decisión”, sostuvo Rieppi. La jerarca alude al artículo 3 en su inciso 5º, que establece que el ginecólogo realizará el tratamiento de interrupción del embarazo. Hasta el momento, el único departamento en el que mayoritariamente los médicos se han negado aplicar la ley ha sido Salto. Allí no hay ginecólogos dispuestos a realizar el tratamiento abortivo desde que rige la ley.

Sin datos oficiales

Hasta la fecha, el Ministerio de Salud Pública no tiene datos oficiales sobre la cantidad de mujeres que han procedido a interrumpir su embarazo en forma voluntaria en el marco de la ley vigente. Recién comenzarán a llegar las primeras cifras a la sede ministerial el 15 de este mes de enero y, cercano a fin de mes, se conocerán los primeros números de casos de abortos desde que la ley está promulgada. La coordinadora del Área de Salud Sexual y Reproductiva de Salud Pública, Leticia Rieppi, recordó que desde antes de estar vigente la ley de despenalización del aborto regía la ordenanza 369 que establecía los pasos a seguir en los casos de mujeres que procedían a abortar.

“Las informaciones que tenemos es que no han sido muchas las que han desistido en su decisión de interrumpir la gestación”, sostuvo “y antes, los datos que manejábamos era que más o menos una tercera parte de las mujeres desistían en abortar. Creemos que ese fenómeno se repetirá ahora con la ley pero lo sabremos a finales de este mes de enero”, señaló.