Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Ginecólogos: mayoría de médicos de las cátedras hacen objeción

EL PAÍS |

Interrupción del embarazo. Los catedráticos cuestionan norma inconsulta. El MSP admite que la situación es “alarmante” por la cantidad de profesionales que se niegan a practicar abortos

FEDERICO CASTILLO

En dos de las tres cátedras de ginecología, la mayoría de los médicos que la integran harán objeción de conciencia para no practicar abortos, anunciaron sus profesores titulares. Para el MSP es “alarmante” la cantidad de objeciones en el interior.

Son tres las cátedras de ginecología que funcionan en el sistema público de salud. Dos de ellas están en el Hospital Pereira Rossell (la clínica A y C) y la restante (la clínica B) está en el Hospital de Clínicas.

El profesor titular de la clínica C, Justo Alonso, y el profesor de la clínica B, Washington Lauría, ya se expresaron públicamente en contra de la ley que despenaliza el aborto, e incluso son las caras visibles de un recurso de impugnación contra el decreto reglamentario que está firmado por más de cien médicos y fue presentado el jueves ante el Ministerio de Salud.

El profesor titular de la clínica A es el subsecretario de Salud, Leonel Briozzo, notorio militante a favor de la legalización del aborto.

En cada una de estas clínicas o cátedras trabajan aproximadamente unos 20 ginecólogos, sumando a los residentes.

Alonso dijo a El País que en la clínica que dirige en el Pereira Rossell “la mayoría” de los profesionales presentarán objeción de conciencia para no interrumpir embarazos.

Lauría, titular de la cátedra del Hospital de Clínicas, agregó que allí por lo menos el 80% de los ginecólogos objetarán el servicio.

Briozzo no pudo ser ubicado ayer por El País para saber si esta situación se repite en la cátedra que dirige.

Tanto Alonso como Lauría han sido muy críticos con la normativa del aborto.

El jueves 13 los médicos expusieron sus argumentos en una conferencia de prensa.

Lauría dijo que “el problema de fondo es evitar el embarazo no deseado, no evacuar al inquilino que ocupa el útero y que no pidió venir”.

“Esa no es la solución, sino fomentar la maternidad y paternidad responsables. No se trata de que si tenemos un inquilino intrauterino que no pidió venir, nos sacamos el problema de encima como si fuera lastre”, cuestionó.

El profesor se mostró “sorprendido” por la “liviandad” con que se maneja el tema.

“Corremos el riesgo de que se considere, bajo esta pseudo-legalización de la ley, como un método anticonceptivo más. Tenemos a diario en la consulta ginecológica pacientes que piden deshacerse del producto de la concepción como si fuera a hacer una extracción dental. Se interrumpe el embarazo como si fuera mover una copa de lugar”, señaló.

Lauría señaló algunos puntos que les parecen “débiles” en la ley y en los que no está de acuerdo. Entre ellos, que se “limite” el accionar médico dentro de la consulta clínica, en especial porque pese a la objeción de conciencia, el médico debe garantizar la consulta y brindar información a las usuarias. “La objeción de conciencia yo la entiendo de una sola manera, yo no admito que me la digiten, que me digan qué puedo decir y qué no puedo decir; eso que fue tan criticado en otras épocas, hoy por hoy tampoco lo admito. Lo critiqué en su momento y lo critico ahora. A mí no me gusta, que como médico me digan lo que puedo decir o dejar de decir en la consulta”, criticó.

Además dijo que se trata de una ley “autoritaria” e inconsulta. “Que yo tenga idea, las cátedras de la facultad no fueron consultadas”, reprochó.