Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Ginecólogos divididos ante ley

MONTEVIDEO PORTAL |

Objeción, señor juez

El médico Justo Alonso, representante uruguayo de la Federación Internacional de Ginecólogos, se desmarcó de la intención de varios de sus colegas de presentar una denuncia ante la CIDH por “presión” del Estado con la ley vinculada al aborto. Sin embargo, Alonso criticó la forma de proceder del gobierno en este tema.

La polémica entre el gobierno y parte de los ginecólogos del país, a raíz de la aplicación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y la postura de aquellos médicos que optaron por presentar la “objeción de conciencia”, avanzó un casillero esta semana ante la intención de parte de los profesionales de elevar una denuncia internacional.

Algunos de los médicos denuncian “presión” por parte del subsecretario de Salud, Lionel Briozzo, a tal punto de que los profesionales analizan presentar una denuncia ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El abogado Agustín Amonte dijo al diario El Observador que más de cien médicos evalúan denunciar en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lo que entienden como una “presión” por parte del Estado, al entender que los profesionales están siendo vulnerados en su “derecho a la objeción de conciencia”.

Amonte alude a la intención del MSP de elaborar un procedimiento por el cual los médicos que presenten objeción de conciencia lo hagan por escrito para que sea aceptada, una decisión que se originó luego de la gran cantidad de ginecólogos del interior que decidieron negarse a realizar los abortos.

Estaba previsto que el 11 de enero Briozzo se reuniera con los ginecólogos del interior que presentaron objeción de conciencia, pero el encuentro fue suspendido, según informó hoy el diario El País.

Sin embargo, otros ginecólogos se desmarcaron de esta posición. El catedrático Grado 5 justo Alonso, que representa a Uruguay en la FIGO (Federación Internacional de Ginecólogos), aseguró a radio El Espectador que no piensa acompañar esta medida impulsada por Amonte, con la que se mostró en desacuerdo. Alonso dijo a En Perspectiva que acompaña la “intención” de despenalizar el aborto, asegurando que ayudará a reducir el número de estos procedimientos y la mortalidad materna, aunque no el procedimiento mediante el cual el gobierno quiere llevarla a cabo.

El catedrático, sin embargo, admitió que hubo presión por parte de Briozzo (de quien dijo que comparte “filosofía” respecto a la ley) al menos en dos reuniones en las que participó con los médicos, al ratificar que pretendía que la objeción de conciencia constara en forma escrita.

Alonso criticó además la redacción de la ley, que a su juicio “debe ser modificada”. Entre otras cosas, se opuso a la creación de un grupo interdisciplinario que deja “más expuesta” a la mujer, al remarcar que los ginecólogos están perfectamente calificados para ese asesoramiento sin necesidad de hacer pasar a la mujer por un tribunal de expertos.

Recordó también que la ley fue redactada principalmente por políticos y no por médicos, criticando que no se hubiera consultado a los ginecólogos en este tipo de aspectos.