Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Galimberti criticó la aprobación de las leyes sobre aborto, matrimonio igualitario y marihuana

UNOTICIAS |

El obispo de Salto declaró que las nuevas leyes aprobadas durante este Gobierno demuestran “las limitaciones del sistema democrático”. Señaló que fueron normas votadas únicamente por el Frente Amplio, por lo que entiende que son “endebles” y ponen de manifiesto “la pobreza de la democracia”.

En una entrevista concedida al diario El Pueblo de Salto, Pablo Galimberti, manifestó que el 2013 fue “un año con algunos golpes” para la sociedad debido a “la aprobación de leyes que golpean fuertemente a la sociedad uruguaya”.

“Esto muestra por un lado las limitaciones del sistema democrático, porque muchas leyes la verdad que contienen sobre que la marihuana se debe permitir y controlar, que el gobierno tiene que entrar en la distribución y todo eso. Bueno, en definitiva se aprobó esta última con votos únicamente del partido de gobierno con lo cual uno dice, ´bueno, salió´, pero salen endebles, salen rengueando porque no incorporan elementos que los demás de alguna manera también observan, como el drama del consumo excesivo, adictivo, problemático”, opinó el religioso.

Respecto a la legalización del aborto, Galimberti dijo que “cuando se aprobó el año pasado la ley del aborto, miren que hay vida, bueno, pero hay otro derecho que está por encima. Bueno, si hay otro derecho que está por encima de la vida, podemos matar a los viejos, a los inútiles, a los criminales, total”.

El obispo sostuvo que “el matrimonio o unión de personas homosexuales está mal, es pecado” y pero señaló que “no queremos ser una iglesia integrista donde todos piensen igual, que se le reconozcan derechos a las personas que optan por ese estilo de vida”.

Agregó que “casi es una burla llamarle matrimonio porque en definitiva le pegamos una patada al matrimonio establecido, que mal que bien, la pelea, trata de llevar adelante sus responsabilidades que hoy están en una situación difícil, compleja. Es como decir que es todo lo mismo, pero lo seguimos manteniendo en la Carta Magna, en la Constitución donde se habla de la familia”.