Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Francisco: “Si hablo de tierra, techo y trabajo dicen que soy comunista”

EL PAÍS |

http://www.elpais.com.uy/mundo/francisco-hablo-tierra-techo-dicen.html

El papa Francisco recordó que “el amor a los pobres está al centro del Evangelio” y aclaró que lo que pide “no responde a una ideología”.

“Tierra, techo y trabajo. Es extraño pero si hablo de esto para algunos resulta que el Papa es comunista”, afirmó este martes Francisco durante un Encuentro Mundial de Movimientos Populares en el Vaticano.

Según reprodujo la agencia Radio Vaticano, el sumo pontífice destacó que “el amor a los pobres está al centro del Evangelio” y aclaró que el encuentro “no responde a una ideología”.

“La palabra solidaridad, que no cae bien, es un modo de hacer la historia y eso hacen los movimientos populares”, agregó.

Según Francisco, “Jesús les diría hipócritas” a quienes abordan el “escándalo de la pobreza” con “estrategias de contención que únicamente tranquilice y convierta a los pobres en seres domesticados e inofensivos”.

El Papa aseguró que es “triste ver cuando detrás de supuestas obras altruistas se reduce al otro a la pasividad, se lo niega o, peor, se esconden negocios y ambiciones personales”.

El pontífice habló del Encuentro Mundial de Movimientos Populares como “un gran signo”. Y explicó: “Vinieron a poner en presencia de Dios, de la Iglesia, una realidad muchas veces silenciada: ¡Los pobres no sólo padecen la injusticia sino que también luchan contra ella!”.

“No se contentan con promesas ilusorias, excusas o coartadas. Tampoco están esperando de brazos cruzados la ayuda de ONGs, planes asistenciales o soluciones que nunca llegan”, planteó.

“Ninguna familia sin vivienda, ningún campesino sin tierra, ningún trabajador sin derechos, ninguna persona sin la dignidad que da el trabajo”, exhortó el Papa.

“Qué lindo es cuando vemos en movimiento a pueblos, sobre todo, a sus miembros más pobres y a los jóvenes. Entonces sí se siente el viento de promesa que aviva la ilusión de un mundo mejor. Que ese viento se transforme en vendaval de esperanza”, concluyó.