Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Francisco pide perdón por curas pederastas y anuncia sanciones

EL PAÍS |

RECONOCIMIENTO: “NO QUEREMOS DAR MARCHA ATRÁS” EN ESTE PROBLEMA, DIJO

VATICANOAFP Y EFE12 abr 2014

El papa Francisco pidió “perdón” ayer en nombre de la Iglesia Católica por los abusos cometidos por sacerdotes pederastas y exigió “sanciones severas”; es la primera vez que lo hace desde su elección el año pasado.

El papa Francisco durante su discurso de ayer ante los integrantes del Movimiento italiano por la Vida

“Me siento en la obligación de asumir todo el mal cometido por algunos sacerdotes, un pequeño número en relación a todos los sacerdotes, y de pedir personalmente perdón por el daño que causaron al abusar sexualmente de niños”, declaró el Papa al recibir a una delegación de la Oficina Internacional Católica de la Infancia (BICE) en el Vaticano.

Su predecesor, Benedicto XVI, había pedido personalmente perdón por estos abusos, pero es la primera vez que Francisco lo hace, si bien había denunciado en varias ocasiones este crimen.

“La Iglesia es consciente de este mal. No queremos dar marcha atrás en lo que se refiere a este problema y a las sanciones que deben ser adoptadas”. Al contrario, añadió, “pienso que (las sanciones) deben ser muy fuertes ¡No se juega con los niños!”.

El pontífice interrumpió un discurso que tenía preparado para improvisar algunas palabras, que pronunció en español y en las que pidió perdón por el mal perpetrado por sacerdotes a niños.

Posteriormente Bergoglio prosiguió explicando que “en una sociedad bien constituida los privilegios sólo deben ser para los niños y los ancianos, porque el futuro de un pueblo está en manos de ellos”.

Críticas y acciones.

Francisco se comprometió desde su llegada al Vaticano a luchar contra la pederastia y puso en marcha una comisión para la protección de la infancia de la que forma parte una víctima, Mary Collins.

Hasta ahora se tenía constancia de sus declaraciones en una entrevista publicada en el diario italiano Corriere della Sera, el 5 de marzo, en la que manifestaba que “los casos de abusos son tremendos porque dejan heridas profundísimas”.

El pasado 16 de enero, en la homilía durante la misa matutina en el Vaticano, Francisco había afirmado que había que “avergonzarse de los numerosos escándalos que se han producido en el seno de la Iglesia”.

“Pero, ¿nos avergonzamos? Tantos escándalos que yo no quiero mencionar singularmente, pero que todos sabemos cuáles… Escándalos, en los que algunos han tenido que pagar caro: ¡y eso está bien! Se debe hacer así… ¡La vergüenza de la Iglesia!”, exclamó.

Su predecesor, Benedicto XVI, también había pedido “perdón” con “insistencia” en junio de 2013 en nombre de la Iglesia por el escándalo de los abusos, que marcó su pontificado.

En enero pasado, el Vaticano fue duramente criticado por el Comité de los Derechos de la Infancia de Naciones Unidas por haber protegido a algunos sacerdotes culpables y por no obligar a los episcopados a denunciar sistemáticamente los abusos.

La Santa Sede debe “inmediatamente” retirar del sacerdocio a todos aquellos curas que han cometido abusos sexuales contra menores o que se sospecha que puedan haberlos cometido y denunciarlos ante las autoridades civiles, porque hasta ahora “ha adoptado políticas y prácticas” que han hecho que continuasen esos abusos contra decenas de miles de niños, señaló el informe.

Organizaciones de víctimas se mostraron particularmente críticas cuando en declaraciones pasadas, el papa Francisco parecía echar la culpa a la sociedad. Francisco había afirmado que la pedofilia era un mal que existía también “en su gran mayoría” en la familia y en los vecindarios.

En su entrevista con el Corriere della Sera, el Papa argentino había sostenido que la Iglesia “era quizá la única institución pública en haber reaccionado con transparencia y responsabilidad”. “Nadie ha hecho más. Y sin embargo, la Iglesia es la única atacada”, dijo.

Tras estas declaraciones, la asociación estadounidense de víctimas de pederastas sacerdotes, SNAP, había criticado “una mentalidad arcaica y defensiva”, acusando a Francisco de “no hacer nada, literalmente nada” para proteger a los niños.

En enero, la SNAP denunció que al menos cien mil menores fueron objeto de abusos sexuales perpetrados por sacerdotes o miembros de la Iglesia. El organismo indicó que sólo el diez por ciento de las víctimas denunció el delito.

Bárbara Blaine, directora de la SNAP, afirmó que ante el bajo número de denuncias sobre los crímenes, los afectados podrían ser aún más.

Varias asociaciones de víctimas acusan además al papa Francisco de no hacer lo suficiente para luchar contra la pederastia y criticaron en particular su defensa de la Iglesia en la gestión del problema.

El Vaticano informó haber apartado del sacerdocio a unos 400 religiosos en 2011 y 2012, durante el pontificado de Benedicto XVI, tras un aumento de las denuncias por abusos sexuales contra niños, según indicó en enero pasado el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.

“Manipulación”.

En un contexto de intenso debate en Europa sobre la llamada “teoría de género” y la educación sexual de los menores, el Papa denunció también en su discurso de ayer la “manipulación educativa”.

“Quiero manifestar mi rechazo a cualquier tipo de experimentación educativa con los niños”, dijo el pontífice ante los miembros de la BICE. “No se puede experimentar con los niños y los jóvenes”, afirmó.

“Los horrores de la manipulación educativa que vivimos en las grandes dictaduras genocidas del siglo XX no desaparecieron. Todavía están de actualidad, con nombres y propuestas distintas que, con el pretexto de la modernidad, obligan a los niños y a los jóvenes a ir por el camino del `pensamiento único`”, denunció Francisco.

El Papa argentino pidió a todas las personas implicadas en la defensa de los derechos humanos que luchen contra el desafío de “las culturas contemporáneas y la mentalidad que difunden los medios”.

Concilio Vaticano y aborto

El papa Francisco citó ayer al Concilio Vaticano II para subrayar que aquel encuentro de obispos (realizado entre 1962 y 1965) calificó al “aborto y al infanticidio de crímenes abominables” y dijo que “todo derecho civil debe apoyarse” sobre el reconocimiento del derecho a la vida.

“Es importante reiterar la máxima oposición a cualquier ataque directo a la vida, especialmente inocente y sin defensa: el bebé en el vientre materno es inocente por excelencia”, afirmó el papa Francisco ante una delegación del Movimiento católico italiano por la Vida.

“Recordemos las palabras del Concilio: la vida, una vez concebida, debe ser protegida (…). El aborto y el infanticidio son crímenes abominables”, declaró Jorge Mario Bergoglio, citando la constitución adoptada por los padres del Concilio, “Gaudium and spes” (“Gozo y esperanza”).