Iglesia al día

" "María guía a los fieles a la Eucaristía" "
Peregrinación Nacional Virgen de los Treinta y Tres 2019

La Iglesia en los medios Francisco llama a pasar de la cerrazón a la comunión

EL PAIS |

https://www.elpais.com.uy/mundo/francisco-llama-pasar-cerrazon-comunion.html

El papa Francisco hizo un llamamiento para que los seres humanos superen el miedo, la cerrazón y la desolación, elementos que acaban con la esperanza, durante la homilía que pronunció en la Vigilia Pascual del Sábado Santo.

Pidió que las personas pasen «de la cerrazón a la comunión, de la desolación a la consolación, del miedo a la confianza», durante este rito de Semana Santa que se celebró en una Basílica de San Pedro repleta de fieles.

La ceremonia comenzó con la basílica totalmente en penumbra y en silencio, para conmemorar el dolor de la muerte del Señor. El rito dio inicio con la bendición del fuego y después el papa incidió con un punzón sobre el cirio pascual, símbolo de Cristo, «Luz del Mundo».

Grabó una cruz y también la primera y la última letra del alfabeto griego —alfa y omega—, junto con las cifras del año en curso. Lo hizo mientras pronunciaba a la vez en latín: «Cristo ayer y hoy, principio y fin, alfa y omega. A Él pertenece el tiempo y los siglos, a Él la gloria y el poder por los siglos de los siglos)».

Después recorrió en procesión la basílica en total oscuridad, en representación de la ausencia de luz tras la muerte de Jesucristo, mientras los fieles iban encendiendo poco a poco las velas que habían llevado a la ceremonia, con la llama procedente del cirio pascual.

El papa dedicó su homilía a hablar de las que llamó cuatro grandes piedras de la vida de los seres humanos, «contra las que se estrellan las esperanzas y las expectativas: la muerte, el pecado, el miedo, la mundanidad».

«A menudo la esperanza se ve obstaculizada por la piedra de la desconfianza. Cuando se afianza la idea de que todo va mal y de que, en el peor de los casos, no termina nunca, llegamos a creer con resignación que la muerte es más fuerte que la vida y nos convertimos en personas cínicas y burlonas, portadoras de un nocivo desaliento», sostuvo.