Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Francisco habló sobre los prejuicios

LA REPÚBLICA |

http://www.republica.com.uy/cuando-se-chusmea/605307/

“Cuando se chusmea se camina sobre sombras”

El Papa Francisco pidió abandonar el prejuicio contra los otros porque distorsiona la realidad y se carga contra todos los que juzgamos sin misericordia ni apelación, al hablar durante el tradicional Ángelos dominical desde la ventana del Palacio Apostólico del Vaticano.

“¿Qué significa caminar en la luz? Significa sobretodo abandonar las luces falsas: la luz fría y fatua del prejuicio contra los otros, porque el prejuicio distorsiona la realidad y se carga de aversión contra todos los que juzgamos sin misericordia ni apelación”, aseguró el Pontífice durante el tradicional Ángelus dominical desde la ventana del Palacio Apostólico del Vaticano.

“Esto es de todos los días: cuando se chusmea sobre los otros, se camina sobre las sombras, no sobre la luz”, sentenció. “Otra luz falsa, porque es seductora y ambigua, es la del interés personal: si valoramos a los hombres y las cosas en base al criterio de nuestra utilidad, de nuestro placer, de nuestro prestigio, no hacemos las verdaderas relaciones e esas situaciones”, agregó Francisco.

Por otra parte el sábado en una multitudinaria misa celebrada cerca de Milán, al norte de Italia, habló sobre la cultura “mutiétnica”, que no teme al diferente. “Un pueblo formado por mil rostros, historias y orígenes, es un pueblo multiétnico y multicultural. Esa es nuestra riqueza”, dijo el papa, coincidiendo con la conmemoración del 60º aniversario de la firma del tratado de Roma, que dio origen a la actual Unión Europea (UE).

“Un pueblo así debe hospedar al diferente, integrarlo con respeto y creatividad y celebrar la novedad que proviene del otro. Ese pueblo no teme abrazar las fronteras ni acoger”, añadió el pontífice que dedicó buena parte de sus casi doce horas de visita a Milán a los más pobres y olvidados de esa región.

Antes de la misa, una de las más masivas que ha oficiado en la península, el papa argentino almorzó con un centenar de reclusos en la cárcel milanesa de San Vittore y durmió una siesta en el lugar. Acompañado por el cardenal Angelo Scola, arzobispo de Milán, su rival en el cónclave que lo eligió a la cabeza de la Iglesia católica, Francisco conversó con los detenidos, visitó algunas celdas y recibió cartas y regalos, algunos de ellos de detenidos latinoamericanos.

La breve visita del papa argentino se inició muy temprano este sábado con una etapa en un barrio popular y periférico de la capital económica de Italia. “Vengo como sacerdote para estar con ustedes”, dijo al llegar.

“La Iglesia no debe quedarse en el centro a esperar sino que tiene que ir al encuentro de todos, ir a las periferias, encontrar no creyentes y no cristianos”, explicó el pontífice argentino. Como es su costumbre en sus viajes pastorales, Francisco dedicó buena parte de su jornada a visitar sectores desfavorecidos y a conversar con la gente más humilde y simple.