Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Francisco festeja su cumpleaños junto a la gente

EL PAÍS |

El papa Francisco cumple hoy 78 años. No quiere grandes festejos, pero miles de fieles lo saludan y le rinden homenaje en la Plaza de San Pedro. También organizaron una exhibición de tango.

El papa Francisco cumple hoy 78 años y aunque no hay algún tipo de festejo programado podrá recibir personalmente las felicitaciones de los fieles al celebrarse la tradicional audiencia general en la Plaza de San Pedro.

El Vaticano no ha programado ningún acto oficial, pues la costumbre es festejar la onomástica de los pontífices no el cumpleaños, pero desde hace días llegan al pequeño Estado mensajes de todo el mundo para felicitar al pontífice nacido en Buenos Aires, Argentina.

Durante la audiencia de hoy, los fieles han preparado pancartas con sus felicitaciones y han llevado sus regalos a la Plaza de San Pedro con el deseo de poder entregarlos al pontífice cuando pase a su lado durante el habitual recorrido que realiza en el papamóvil.

No se excluye que, como el año pasado, el papa quiera invitar por su cumpleaños a almorzar a los más necesitados.

Su primer cumpleaños como Papa lo pasó con cuatro sintechos que viven en los alrededores del Vaticano a quienes invitó a la misa de Santa Marta y posteriormente al almuerzo.

Además, el papa Francisco quiso que aquel día estuviera presente el personal que trabaja en Santa Marta, la residencia donde se aloja.

Un tango gigante para Francisco.

Miles de apasionados por el tango bailan este miércoles en la plaza de San Pedro del Vaticano al son del bandoneón, en respuesta a una invitación lanzada en las redes sociales para celebrar el cumpleaños del Papa.

Llegados de toda Italia y algunos incluso de más lejos, los bailarines se levantaron al alba para asistir en primera fila a la audiencia general que comenzó a las 10 horas locales.

Cuando el papa Francisco llegó a la plaza, agitaron un pañuelo blanco, mientras que otros fieles entre los 13.000 presentes le ofrecieron un pastel o le tendieron un mate, la infusión típica del Cono Sur.

Luego, los fieles escucharon la catequesis del pontífice sobre la familia bajo un bello sol invernal.

Hacia el mediodía, cuando suena habitualmente la hora de la dispersión tras la partida del Papa, sonarán algunos de los temas favoritos del exarzobispo de Buenos Aires.

Cientos de parejas de bailarines abrirán entonces el baile en la célebre Avenida de la Conciliación para regalar simbólicamente al papa esta sensual danza nacida en los arrabales de la capital argentina.

“Bailar para el Papa será nuestro regalo”, explicó Cristina Carmorani, profesora de baile en Conventello, cerca de Ravenna (noreste), y artífice de la iniciativa “Un tango para Francisco” en la red social Facebook.

La organizadora asegura haber recibido más de 3.200 adhesiones. “Todo el mundo se entusiasmó, nunca hubiera imaginado una movilización así”, declaró a la prensa.

Hace algunos años, antes de ser elegido sucesor del trono de Pedro, Jorge Bergoglio confesó en una ocasión su pasión por el tango. “Me gusta muchísimo, es algo que me sale de adentro”, dijo en una entrevista publicada luego en el libro “El jesuita”.

Según su hermana, en su juventud fue incluso un buen bailarín.
El año pasado, para su primer cumpleaños en Roma, Radio Vaticano ya difundió sus tangos preferidos, entre ellos “Por una cabeza” de Carlos Gardel.

Por su parte, el pontífice parece desear que éste sea un día normal. No tiene nada especial previsto en su programa oficial y la prensa italiana habla solo de que le han hecho un pastel para el almuerzo.

El año pasado, mientras decenas de miles de personas le felicitaban en Twitter, Francisco solo invitó al personal de la Casa Santa Marta, donde reside, a su misa matutina para darle un ambiente familiar.
Luego desayunó con cuatro personas sin hogar.