Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Francisco en su primer misa de Reyes

EL PAÍS |

El Papa celebró la Epifanía del Señor (Visita de los Reyes Magos) en la basílica de San Pedro. Dijo que ” Jerusalén es llamada a ser la ciudad de la luz”.

El papa Francisco dijo hoy en la misa de la Epifanía del Señor (Visita de los Reyes Magos), que celebró en la basílica de San Pedro, que “Jerusalén es llamada a ser la ciudad de la luz, que refleja en el mundo la luz de Dios que ayuda a los hombres a caminar”.

Jorge Bergoglio subrayó que ayudar a los hombres a caminar por las vías del Señor “es vocación y misión del pueblo de Dios en el mundo”.

Los reyes magos, explicó el Pontífice, “simbolizan el destino de cada hombre: nuestra vida es un caminar, iluminados por las luces que aclaran el camino, para encontrar la plenitud de la verdad y del amor, que nosotros cristianos reconocemos en Jesús, luz del mundo”.

Señaló luego “dos grandes libros” de los cuales obtener las señales para orientarse en el peregrinaje: el libro de la Creación y el libro de las Sagradas Escrituras.

Todo hombre, dijo, tiene a disposición estos dos libros. “Especialmente escuchar el evangelio, leerlo, meditarlo y hacerlo nuestro alimento espiritual, nos permite encontrar a Jesús vivo, de hacer experiencia de El y de su amor”, subrayó.

Francisco afirmó que ante el anuncio de la llegada de los Reyes Magos el rey Herodes “y sus consejeros sienten que tiemblan las estructuras de su poder, temen que sean invertidas las reglas del juego, desenmascaradas las apariencias. Todo un mundo edificado sobre el dominio, el éxito, el tener, sobre la corrupción es puesto en crisis por un Niño!”.

Bergoglio, durante la misa de la Epifanía del Señor, recordó también que “Herodes llega hasta matar a los niños”.

Los Reyes Magos supieron superar un momento de oscuridad ante Herodes y escaparon al terror de la noche del mundo gracias a una “santa inteligencia”, “esa capacidad espiritual que nos permite reconocer los peligros y evitarlos.

Asimismo, recordó que al regreso, tras haber visitado a Jesús en Belén, los magos evitaron pasar por Herodes, por su “palacio tenebroso”.

“Estos sabios llegados de Oriente -observó- nos enseñan a no caer en las insidias y en las tinieblas, y cómo defendernos de la oscuridad que trata de envolver nuestra vida”.

“Ellos con esta santa inteligencia -agregó improvisando- custodiaron la fe, también nosotros debemos custodiarla, tantas veces hay una oscuridad travestida de luz, porque San Pablo nos lo dice, y ahí es necesaria la santa inteligencia contra el canto de las sirenas”.

“Hay que recibir en nuestro corazón la luz de Dios y al mismo tiempo cultivar esa inteligencia espiritual que sabe conjugar simplicidad y astucia, como pide Jesús a los discípulos: sean prudentes como serpientes y simples como las palomas”, subrayó el papa argentino.