Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Francisco celebra en el Vaticano su primera Navidad como Papa

EL OBSERVADOR |

Histórico. Esta tarde inaugura el pesebre y a las 21.30 celebra misa; mañana dará la bendición al mundo

El árbol es originario de la región alemana de Baviera. A. Pizzoli – AFPEsta tarde la plaza de San Pedro se colmará de personas que escucharán el silencio orante de Francisco. AFPEl árbol es originario de la región alemana de Baviera. A. Pizzoli – AFPEsta tarde la plaza de San Pedro se colmará de personas que escucharán el silencio orante de Francisco. AFP

Si la Navidad es el evento que centra las miradas y los pensamientos en esta jornada, el Vaticano y la ciudad de Belén son los lugares geográficos donde se encuentran todos esos momentos. El papa Francisco celebrará la tradicional Misa de Gallo a la hora 21.30 de hoy martes.

El obelisco que está en el eje de la plaza de Bernini está disimulado por un abeto de unos 30 metros de altura que fue trasladado desde Baviera, la región natal del papa emérito Benedicto XVI.

A su base está el pesebre, que este año fue regalado al Vaticano por la diócesis de Nápoles, ciudad famosa porque suele incluir en sus belenes figuras de todo tipo, no solo la de los tradicionales personajes de la gruta donde nació Jesús. Hay figuras de vecinos, curiosos, mercaderes y varias más.

El conjunto tiene un estilo que evoca al siglo XVIII y es obra del profesor Antonio Di Tuoro, el mismo que en los últimos años hizo los pesebres para la diócesis de donde es oriundo. Los pastores fueron hechos por Antonio Cantone, uno de los artistas de la calle napolitana San Gregorio Armeno, famosa zona donde se venden las decoraciones y figuras para pesebres.

Hoy, a la hora 16.30 de Italia, el papa Francisco encenderá el cirio de la paz en la ventana de su estudio en el palacio pontificio, siguiendo así con una costumbre que ya es tradición. Para ese momento, bajo su ventana, miles de personas habrán asistido para presenciar ese momento y la inauguración oficial del pesebre. Normalmente, cuando enciende el cirio, el papa no pronuncia ningún discurso, sino que simplemente reza unos segundos por la paz en el mundo. De todas formas, no se sabe qué hará Francisco.

Más tarde, a las 21 y 30, el papa iniciará mañana los ritos de su primera Navidad como pontífice cuando celebre la tradicional Misa de Gallo en la basílica de San Pedro. Aunque lo común es que esa ceremonia sea a las 24 o poco antes, el papa argentino seguirá la costumbre de su predecesor, que adelantó la misa para evitar cansarse demasiado.

Mañana, ya día de Navidad, sobre el mediodía el papa se asomará al balcón central que da a la plaza (el mismo adonde se asomó el día de su elección) y desde allí dirigirá el mensaje natalicio e impartirá su bendición apostólica Urbi et Orbi, es decir, a la ciudad y al mundo.

La misa de Navidad, a las 10.30, será celebrada en la basílica por el cardenal arcipreste de San Pedro, Angelo Comastri.

Mientras tanto en Belén, lugar donde nació Jesús, el patriarca latino de Jerusalén, Fouad Twal, presidirá la misa en la Basílica de la Natividad.

Mensaje: servir a los demás

El miércoles pasado, Francisco celebró la última audiencia general antes de Navidad y centró su predicación en este misterio. “Dios se puso de parte de los hombres, con su amor real y concreto. Y este amor, que enardece nuestro corazón, nos ‘regala’ una energía espiritual que nos sostiene en medio de las luchas y fatigas de cada día”, comentó el papa.

“De la gozosa contemplación del misterio del Hijo de Dios hecho carne, se desprenden dos consecuencias: la primera es que, en su natividad, Dios se abaja, se hace pequeño y pobre. Por lo que, si queremos ser como él, no podemos ponernos por encima de los demás, sino que tenemos que ponernos a su servicio, ser solidarios, especialmente con los más débiles y marginados, haciéndoles sentir así la cercanía de Dios mismo”, comentó.

La segunda consecuencia es que “ya que Jesús, en su encarnación, se comprometió con los hombres hasta el punto de hacerse uno de nosotros, el trato que damos a nuestros hermanos o hermanas se lo estamos dando al mismo Jesús”, y entonces invitó a los que lo escuchaban a recordar que “el que no ama a su hermano, al que ve, no puede amar a Dios, al que no ve”, como se lee en el Evangelio de San Juan.

El domingo, al margen del rezo del Ángelus en la plaza de San Pedro, también se refirió a lo que sucede a partir de esta noche. “Nos disponemos entonces a celebrar la Navidad contemplando a María y a José: María, la mujer llena de gracia que ha tenido el coraje de encomendarse totalmente a la palabra de Dios; José, el hombre fiel y justo que ha preferido creer al Señor en lugar de escuchar las voces de la duda y del orgullo humano. Con ellos, caminamos juntos hacia Belén”, declaró, antes de desearle a todos “una Navidad de esperanza, de justicia y de fraternidad”. (Con agencias) l

Lo dijo

“Que en esta Navidad, el amor, la bondad y la generosidad entre todos sean un reflejo y una prolongación de la luz de Jesús, que desde la gruta de Belén ilumina nuestros corazones”

Papa Francisco

Sumo pontífice de la Iglesia Católica

tuiteado

La Navidad suele ser una fiesta ruidosa: nos vendría bien estar un poco en silencio, para oír la voz del Amor

El Adviento es un camino hacia Belén. Dejémonos atraer por la luz de Dios hecho hombre

@Pontifex_es Papa Francisco, Sumo Pontífice de la Iglesia Católica