Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Fiscalía investigará de oficio los daños a la Iglesia del Cordón

ECOS. LA |
https://ecos.la/13/Sociedad/2019/03/09/31532/por-tercera-vez-iglesia-del-cordon-fue-blanco-de-marchas-feministas/

El Fiscal a cargo le pidió a la Policía la identificación de las responsables; las feministas cargaron contra el Cardenal Daniel Sturla.

El Fiscal de 2° turno Carlos Negro comenzó una investigación de oficio por los daños que sufrió la Iglesia del Cordón durante la marcha del 8M.

Según confirmaron a ECOS fuentes de la Fiscalía, Negro ya le pidió a la Policía que investigara a las responsables del ataque contra el templo con bombas de pintura y la investigación está en una etapa muy primaria.

La Iglesia Católica de Montevideo denunció en sus redes sociales la vandalización del templo de la parroquia Nuestra Señora del Carmen, más conocida como la Iglesia del Cordón.

Esto ocurrió durante la multitudinaria marcha convocada por distintas organizaciones feministas en el marco del Día Internacional de la Mujer, el viernes 8.

“Un hecho que lamentablemente se repite. Bombas de pintura en la Iglesia del Cordón, 18 de julio”, fue el mensaje de la cuenta oficial de la Iglesia Católica en Montevideo.

El templo estaba vallado y tenía seis efectivos de la Guardia Republicana. Al pasar por el lugar, recrudecieron en la marcha los cánticos y los insultos (“Yo sabía, yo sabía, que a los violadores, los cuida la Policía” y “Iglesia, basura, vos sos la dictadura”). Jóvenes encapuchadas arrojaron bombas de pinturas hacia la fachada del templo. En ese momento, los efectivos se replegaron hacia adentro de la parroquia. Al salir dos de ellos filmaron a las manifestantes.

El vallado también se llenó de carteles (“Aborta tu moral”, “La única iglesia que ilumina es la que arde”). Desde las organizaciones feministas, sobre todo las más radicales, esta institución es ejemplo de una historia de varios siglos de represión y persecución a las mujeres y ocultamiento de religiosos acusados de violación.

En declaraciones a radio Montecarlo, el cardenal Daniel Sturla, arzobispo de Montevideo, expresó: “Es algo muy duro. Mucha gente católica pide que haya una reacción. A mí lo que me llama la atención es el silencio que hay de parte de actores políticos y de gobierno acerca de esta situación”.

Respuesta

Andrea Tuana, directora de la ONG El Paso y activista por los derechos humanos de mujeres, niños, adolescentes y personas trans, dijo a ECOS que las bombas de pintura fueron episodios menores y que la actitud de la Iglesia no sorprende.

“Frente a una multitud de miles y miles de personas que salieron a manifestarte, las bombas a la fachada de la Iglesia fueron episodios menores. Ese episodio no refleja el espíritu de las personas que fueron a la marcha ni de los colectivos que convocaron. La actitud de la Iglesia de poner a la Policía en la puerta es una actitud ridícula porque coloca en la movilización una intención que no está presente, como si bajara una turba violenta que va a dañar a todo el mundo. Fueron un par de bombas de pintura, algo que está fuera de lugar, pero muchas veces no tenemos efectivos policiales para proteger a las mujeres y vemos que si hay efectivos para cuidar la fachada de un edificio”, afirmó.

Tuana dijo además que la Iglesia no tuvo la postura esperada pero que el tono de las declaraciones de Sturla no la sorprendían.

“Desde la Iglesia esperamos que se marchara junto a nosotras, que se pidiera un freno a la violencia, a los femicidios y a los abusos sexuales. Esperaron que pasara algo para tener su minuto en los medios de comunicación. Frente a una multitud de miles de personas que clama que se dejen de matar mujeres y de abusar niñas, indignarse porque nadie del gobierno se quejó o porque se manchó la fachada de una Iglesia habla mucho de la postura de Sturla y sus prioridades. A Sturla le interesa más la fachada de una Iglesia que la muerte, los abusos sexuales y la discriminación”, sentenció.

Por su lado Magdalena Bessonart, integrante del colectivo Ovejas Negras, manifestó su alegría y emoción por la marcha y la afluencia de gente, “incluso un viernes de Carnaval”. Lo que ocurrió en la Iglesia, agregó, no fue un objetivo de la marcha, aunque consideró al vallado y la custodia como “una provocación desde lo simbólico”.

“Ante una marcha de miles de mujeres que piden por favor que no las maten, que veas policías cuidando una fachada te impacta. Parece que vale menos la vida de una mujer que una fachada. La Iglesia es una institución violenta hacia nuestros cuerpos y nuestra realidad y hablo de la Iglesia como institución y no de su comunidad. Las declaraciones de Sturla no representan a los cientos de católicos y católicas que trabajan con nosotros, que apoyan nuestros reclamos y que conocen nuestras intenciones. Esa salvedad hay que dejarla clara”, cerró Bessonart.

ECOS se comunicó con Sturla quien dijo que no iba a hacer nuevas declaraciones sobre el episodio.

“Lamentamos profundamente que, por tercer año consecutivo, la marcha por el Día de la Mujer quede manchada por un pequeño grupo que arrojó bombas de pintura contra la fachada de la Iglesia del Cordón. Lamentamos, aún más, que no se haya previsto debidamente, por parte de los responsables y de las autoridades públicas, esta situación, y por el silencio de muchos. Parece que en nuestro país agredir a la Iglesia se ha vuelto costumbre y defenderla no es “políticamente correcto””, expresó la Iglesia Católica en un comunicado.

“La Iglesia se ha vuelto para muchos un “chivo expiatorio” a la que se culpa de todo. Los tristes y dolorosos escándalos de los abusos a menores, que con vergüenza reconocemos, son utilizados para justificar esta culpabilización. Vandalizar un templo católico no hace nada positivo por las mujeres. Al contrario, ensucia una manifestación pública que nos recuerda la conquista de sus derechos y la lucha actual contra la violencia hacia ellas”, agregó la Institución.

Antecedentes

Ya es la tercera vez en dos años que esta Iglesia es vandalizada en una manifestación feminista. url=http://ecos.la/UY/13/Sociedad/2017/11/13/18780/escrache-a-iglesia-del-cordon-fue-espontaneo-y-no-acordado/]En noviembre de 2017 y en el marco del último Encuentro de Mujeres del Uruguay (EMU), la Iglesia Católica de Montevideo denunció un escrache en el mismo templo del Cordón. [/url]

“El EMU fue un conjunto de actividades y esto (el escrache) no fue algo que estaba previsto. Es parte de lo que puede pasar en una organización de este tipo”, señaló en su momento Florencia Anzalone, una de las integrantes de la comisión organizadora del evento.

En radio Oriental el cardenal Daniel Sturla se refirió a esta manifestación en términos críticos e indicó que a la salida de la Catedral Metropolitana, en la Plaza Matriz, una participante de ese encuentro “que se identificó como argentina” se le acercó y le gritó: “curas pedófilos, Iglesia basura, no apoyan el aborto pero sí a los pedófilos”.

Hace un año, en la edición 2018 de la Marcha por el Día Internacional de la Mujer, los ataques vandálicos también se hicieron presentes y atacaron a un kiosko en 18 y Ejido, la sede del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) y la Iglesia del Cordón, a esta altura un destino recurrente.

Según consignó la crónica de ECOS, la enorme mayoría de las mujeres que participaron de la marcha frenaron a las violentas y no se registraron nuevos incidentes.

El viernes anterior a esta marcha el cardenal Daniel Sturla hizo un intento por llamar a la paz.Citando al Papa Francisco, Sturla habló de una Iglesia “esposa, mujer y madre”, de una Iglesia que “habla de sí misma con voz de mujer”. Citando al Papa Francisco, Sturla habló de una Iglesia “esposa, mujer y madre”, de una Iglesia que “habla de sí misma con voz de mujer”.

El jefe de la Iglesia uruguaya expresó su deseo de que las celebraciones por el 8 de marzo a nivel local se desarrollen “en paz y armonía”.