Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

Noticeu Falleció Mons. Sanchis: “En Cristo encontraba fortaleza y esperanza y la luz bajo la cual miraba a la gente y al mundo”

 

A los 82 años de edad falleció el jueves 4 de junio Mons. José Luis Sanchis, quien fuera párroco en Fray Bentos (Diócesis de Salto) por 44 años.

El viernes 5 se celebró la misa de exequias sin presencia de fieles presidida por el Pbro. Carlos Silva, Administrador Diocesano y concelebada por el Obispo emérito de Salto,  Mons. Pablo Galimberti, Obispo Emérito de la Diócesis de Salto y Mons. Carlos Collazzi, Obispo de Mercedes.

La Misa fue transmitida en directo por los canales 11 y 12 de Fray Bentos y por Youtube: Parroquia Nuestra Señora del Pilar Fray Bentos.

El Obispo de Melo, Mons. Heriberto Bodeant, hijo de la Diócesis de Salto, saludó con un video a la comunidad de Fray Bentos ante la pérdida del “padre, amigo, hermano, referente y sacerdote”.

En el video, a la vez que se muestran  imágenes de Sanchis en distintos momentos compartidos con sus hermanos sacerdotes y la comunidad, Mons. Bodeant relata algunos hitos en la vida del amigo y comparte detalles sugerentes acerca de su personalidad: sus preocupaciones, sus afanes, sus gustos, su forma de ser párroco.

El Obispo trae a colación en su narración que  Mons. Sanchis fue el último sacerdote uruguayo ordenado antes de la primera sesión del Concilio Vaticano II y, que “abrazó la renovación conciliar con todo entusiasmo”, buscando “siempre abrir caminos nuevos”.

Para él, según el relato de Mons. Bodeant, “nada de lo humano le era ajeno, y más de una vez buscó acercar a actores sociales que necesitaban y debían encontrarse, ofreciendo un lugar discreto y neutral que fue para eso la casa parroquial.

La preocupación por el bien común, por el desarrollo integral por la justicia, estaba siempre presente en su pensamiento desde esa mirada local, desde esa vida de Fray Bentos”.

“Cristo estaba presente en su vida. En Cristo encontraba fortaleza y esperanza y la luz bajo la cual miraba a la gente y al mundo. Y en Cristo el criterio Supremo para encontrar la más profunda verdad de las cosas, unido al proyecto del Padre de llegar en la plenitud de los tiempos a hacer que todo tenga a Cristo por cabeza, lo que esté en los cielos y lo que está en la tierra”, afirmó Mons. Bodeant.

Mons. José Luis Sanchis

Nació en Colonia Rivera, Parroquia San Eugenio de Artigas el 19 de agosto de 1937, hijo de una familia católica; ingresó al Seminario menor de Salto con 11 años; con frecuencia recordaba a sus compañeros de seminario de Salto, Santa Lucía y Montevideo. Fue ordenado sacerdote el 22 de setiembre de 1962 en Artigas por Mons. Marcelo Mendiharat con el que cultivó una gran amistad.

Fue vicario parroquial (teniente cura) por dos años en la Catedral; desde allí fue a Guichón (Dep. de Paysandú) por tres años (1965 – 1967). A principios de 1968 fue trasladado a Fray Bentos; decidió vivir y morir allí. De carácter serio, afable, fiel a los amigos, buscó vivir y aplicar el Concilio Vaticano II, Medellín y, en especial, la “Asamblea del 68” de la Diócesis de Salto; podemos decir que sus conclusiones fueron el “norte” de su pastoral. En Fray Bentos se da un caso curioso: el padre Echeverría estuvo allí 35 años (desde finales del siglo XVIII hasta comienzos del siglo XIX), Mons. Carlos Stigliani permaneció 43 años; el Padre Sanchis: 44. El 1 de noviembre de 2008 fue nombrado “capellán de su Santidad: Monseñor. Jubilado, pasó a vivir en “Las cañas”, con su taller, su oratorio -donde celebrábamos la Misa cada vez que lo visitaba-, su vía Crucis “temático. Buscó estar cerca de la gente y acompañó a abuelos, padres e hijos. Intentó formar referentes en los barrios; después, construía las Capillas.

A nivel diocesano, entre otras actividades, fue asesor de Pastoral de Adolescentes (dos períodos) y de Ministerios Laicales.

Nos deja el testimonio de un presbítero fiel, preocupado por la pastoral, con una vida austera, “sin títulos” -decía-, procurando hacer las cosas bien. Oremos por él. (Fuente: Decos Diócesis de Salto)