Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Exrector de la Universidad estatal pidió “abrir el juego” y no “demonizar” experiencias educativas como el liceo Impulso

SEMANARIO BUSQUEDA|

http://www.busqueda.com.uy/nota/exrector-de-la-universidad-estatal-pidio-abrir-el-juego-y-no-demonizar-experiencias-educativas

Escribe Daniel Lema
La reunión estaba citada a las tres y media de la tarde del viernes 25 y a esa hora empezó el encuentro. “Ustedes van a cambiar el país”, bromeó el exrector de la Universidad de la República, Rodrigo Arocena, al felicitar por su puntualidad al grupo de jóvenes que lo esperaban en el comité de base del Frente Amplio 28 de Noviembre.

El 28 de noviembre no es cualquier comité. Ubicado en el límite de los barrios Cordón y Parque Rodó, allí se compró la primera casa del hoy partido de gobierno. Pero ese comité se destaca además porque la gran mayoría de sus integrantes son menores de 35 años.

Para este grupo de jóvenes el principal tema a discutir el Día del Comité de Base era la educación. “Estamos en un momento complejo”, sintetizó la persona encargada de realizar una breve introducción a la reunión.

La situación de los docentes, cómo se enseña en Primaria y los problemas de la educación media fueron parte de la charla.

Pero fue Federico Barreto, director del Instituto Nacional de la Juventud, quien pidió la palabra para plantear un tema que le generaba algunos “dolores de cabeza”. Barreto se refirió a la experiencia de los liceos gratuitos de gestión privada que funcionan en los barrios más pobres, como Casavalle o Casabó. Uno de ellos es el Impulso, en el que se dictan clases de 8 a 16 horas, seis días a la semana, 10 meses y medio al año. Su tasa de repetición es mínima (4%), su porcentaje de deserción casi inexistente (1%), y su tasa de retención, alta (96%). Otros ejemplos exitosos similares son el Jubilar (de orientación católica), Los Pinos y el Centro de Apoyo al Desarrollo Integral (Búsqueda Nº 1.932).

“Hay una apuesta a multiplicar esa experiencia porque está financiada por empresas con la deducción de impuestos y condenamos esa experiencia; pero yo no puedo negar que los resultados son infinitamente mejores que los del propio sistema público”, expresó Barreto.

El jerarca se preguntó por qué “no se apuesta desde la inversión pública a este tipo de experiencias”. Barreto dijo que este tipo de casos los enfrenta a un “problema crítico”, porque se debe trabajar para saber cómo contestar a una propuesta que pone “los resultados arriba de la mesa” con una inversión que “es hasta más barata de lo que podría significar un liceo tradicional”.

“Y sobre todo nos demuestra una experiencia positiva en contextos críticos”, agregó.

“No creo que esa sea la alternativa para la educación pública, pero creo que nos están proponiendo un desafío interesante arriba de la mesa y nosotros no hemos sabido responderle del todo bien, porque nuestras experiencias, salvo alguna respuesta concreta, no han sido del todo exitosas en ese contexto”, sostuvo.

Arocena —rector de la Universidad de la República entre 2006 y 2014—, respondió al planteo de Barreto señalando que hay que ser abiertos a las propuestas nuevas. Aclaró que no conoce en concreto la experiencia de liceos como el Impulso o el Jubilar, pero afirmó que en un mundo “tan difícil”, si se apuesta todo a una sola cosa están “liquidados”.

“Yo diría que hay que diversificar, apuestas varias y sobre todo no demonizar a nadie. Soy un viejo militante de izquierda, conozco lo que es demonizar a la gente. En educación la demonización juega un papel nefasto. Hay que experimentar, hay que abrir el juego a las puntas como diría un centro half de otra época”.

Educación media.
En su intervención, Barreto destacó que en el área de la educación hubo mejoras en “algunas cosas”, pero advirtió que al ritmo que se avanza no se llegará “muy lejos”.

“Creo que la mejor forma de defender las conquistas es ir a por la ofensiva, a veces nos obsesionamos mucho con defender la autonomía, el cogobierno y nos paramos firmes con el escudo puesto y aguantando todo lo que venga y nos congratulamos de haber aguantado, pero en el fondo nos estamos quedando quietos. Creo que la mejor defensa es poder ser capaces de soñar un poco y pasar a la práctica documentos, acciones, para lograr propuestas concretas”.

Arocena, en tanto, planteó que hay cuatro grandes temas que están vinculados con la educación: la lucha contra la desigualdad, la desocupación, el subdesarrollo y los problemas ambientales.

El exrector señaló que hoy la educación uruguaya tiene un gran problema en la educación media, donde la tasa de deserción es alta. “Con menos del 40% de cada generación concluyendo la educación media, vamos a perder la batalla de la desigualdad, la batalla de la desocupación, la batalla del subdesarrollo y la batalla de la degradación ambiental”, advirtió.

La educación media, agregó, debe ofrecer formación, preparación para poder trabajar y herramientas para seguir estudiando. “¿Podemos hacer eso? Es muy difícil. Pero si el país lo pide… hicimos cosas más importantes que eso. Sus padres nos sacaron de encima la dictadura, ¿no podemos cambiar la educación media? ¡Por favor!”.

Arocena también planteó que espera que en unos 20 años el país haya realizado los cambios necesarios para que todas las personas “tengan la oportunidad” de llegar a la enseñanza terciaria.