Iglesia al día

" “Dios tuvo un sueño para San José… le has preguntado ¿qué sueño tiene para ti?” "
Mes vocacional 2021

La Iglesia en los medios España: la materia “Religión” definirá promedio de notas para pasar de grado

LA REPÚBLICA|

Reforma educativa

El Consejo de Ministros que encabeza el presidente Mariano Rajoy, aprobó, pese a las amenazas de huelga general en la educación, una incidencia directa del obispado español en la enseñanza de toda España: la materia de “Religión” será definitoria para la nota media de los alumnos, pudiendo determinar el pase, o no, de grado para los alumnos.

Se trata de la séptima ley educativa que tendrá España, desde la muerte de Francisco Franco hace 37 años, cuando la materia “Religión” era considerada una más de las que debían estudiar los adolescentes para aprobar sus cursos.

Sin embargo la democracia dio por tierra con la exigencia impartida por los obispos católicos durante el franquismo, una norma que ahora se reflota y amenaza devolver el sistema a los años previos a 1970.

Una reivindicación de la Conferencia Episcopal

Sin embargo el gobierno –que conforma con esta reivindicación a la poderosa Conferencia Episcopal Española- abrió una supuesta puerta opcional para los estudiantes, que ya ha sido rechazada de plano por docentes y educandos. Quienes deseen pueden elegir en vez de “Religión” la materia “Valores sociales y culturales” que está enraizada en la misma concepción teológica y societal. Cualquiera de las dos materias son opcionales, aunque relativamente: el alumno debe elegir una u otra.

La reforma venía de antemano enfrentada a los alumnos porque hasta ahora se podía pasar de grado con hasta tres materias pendientes: a partir de la reforma, solamente serán dos y en su defecto, la repetición.

Otro de los problemas en ciernes, es el de la “castellanización” de la enseñanza, en tanto las reformas durante la izquierda en el gobierno habían permitido que cada región autónoma dictara clases en su lengua original, lo que ahora se verá limitado imponiéndose la obligación del castellano, más allá de la posibilidad de ahondar en el lenguaje materno local.