Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios “Es espíritu del 2 de febrero es integrador y participativo”

LA REPÚBLICA |

Por Francisco Connio

La mae Susana Andrade es sin dudas una de las principales referentes de la religión afroumbandista en nuestro país y mas allá de su extensa trayectoria en dicho ámbito, ha logrado instalar en la sociedad el tema y particularmente este evento religioso de Iemanjá. Por eso LA REPÚBLICA habló con ella acerca de este particular hecho religioso que convoca a miles de personas a nuestras playas.
Email

Mae ¿Cómo se prepara la fiesta de la Diosa del Mar en su entorno en particular?

Procuramos ofrendar elementos naturales exclusivamente. Basamos nuestros regalos en flores, hierbas, frutos, vegetación, comidas africanas en base a granos, la famosa cangica blanca, el coco, la sandía, agua mineral, sidra, perfumes, miel, pipoca. Además procuramos no dejar envases de ningún material no amigables. O sea le brindamos la energía que nos brinda, simplemente naturaleza a la naturaleza.

¿Esta fiesta que unifica religiones igualmente difiere de otros paes?

El espíritu del dos de febrero es integrador y participativo, es de esperanza y alegría. El culto es abierto y muy democrático, tiene horizontalidad y es una de sus riquezas. Hay casas de religión que hacen sus ofrendas a su modo e incluso fieles individualmente, y compran los artículos que pueden o sienten.

Es un día especial y un solo día. El impacto ecológico no llega a ser dañino. Sí debemos cuidar el día a día el resto del año, de no tirar deshechos contaminantes no solo en las playas sino en ninguna parte de la ciudad, del campo o del planeta.

Es nuestra casa la que el Universo nos brindó para pasar por este mundo, y si no lo conservamos sano, se nos vuelve en contra y nos enferma. Nadie puede dar lo que no tiene.

Sufrimos mucha discriminación de parte de un sistema occidentalizado hegemónico que desprecia aquello que desconoce y no se permite conocer porque teme perder poderío. Eso actualmente está cambiando para bien.

La humanidad comprende que si no nos damos la mano nos hundimos todos. Somos la única religión que tiene que justificar su existencia y definirse por lo que no es; no soy brujo, no soy hechicero, solo soy afroumbandista, una creencia como cualquiera con sus particularidades y misterios, como toda fe.

Entra por los sentidos y nos trasmite esperanzas, ganas de vivir. ¿Eso puede ser malo? Solo porque viene de las costumbres de los negros y de los indios? Por favor! Cuánta necedad!

¿Qué es lo que más se requiere, en cuanto a los elementos que se le ofrendan a Iemanjá?

Se le entregan artículos de tocador, joyas, bijou, frutas, masas finas, comidas, bahianas, tortas con sus colores, velas celestes y blancas, sandías, duraznos, uvas blancas, flores de colores delicados.

Además también hierbas aromáticas, ruda, laurel, alhucema o lavanda, jazmines, miel, merengues, coco, frutos del mar….y mucha alegría con tambores y cantos alusivos. Lo imprescindible es tener deseos de ser mejores, corazones sinceros, devoción si la hay, fe, solidaridad.

¿Existe algún elemento imprescindible para complacer a la diosa?

Bueno, se le llevan “enfeites” o sea delicadezas propias de una mujer como es personificada la energía del mar vista por la cultura africana de donde proviene esta creencia basada en la necesidad del agua para la sobrevivencia de las especies. Porque un orixá o deidad africana es eso, las distintas fuerzas de la naturaleza.

Crecimiento social que sobrepasa lo religioso

Este evento de Iemanjá socialmente ha crecido y se ha transformado en un evento interesantísimo, que sobrepasa incluso lo religioso. A juicio de la Mae Susana hay una explicación para ese crecimiento.

“El auge de los cultos afroamerindios se explica por un fenómeno a nivel social de revisionismo histórico promovido por los gobiernos progresistas en la búsqueda de culturas aplastadas por sistemas estructurales racistas, clasistas y discriminatorios derivados de la época de las colonias.

Aún existe colonización ideológica y eso es difícil de vencer….las culturas dominantes hicieron – o hacen- ver demonizadas las religiones de los pueblos originarios indígenas y africanos. Una espiritualidad mal comprendida y difamada adrede como máxima forma de desprecio, actualmente buscada con intención de ser recuperada y revalorizada como el eslabón perdido de nuestra uruguayez.

Hay que tener en cuenta que el día es declarado de interés por MEC. Mides, IM Y Mintur lo que habla de la importancia que ha adquirido y de la preocupación de nuestras autoridades por poner de relevancia la diversidad cultural de nuestro país en igualdad de derechos y oportunidades, dando visibilidad a lo que por siglos fue negado, las tradiciones y costumbres de los antepasados africanos e indígenas esclavizados, hecho del que deriva la desventaja social actual, de allí la necesidad de acciones afirmativas que pongan en sitios de equidad las manifestaciones, creencias y tradiciones ancestrales que también forman parte del Uruguay y de nuestra América”.