Iglesia al día

" "María guía a los fieles a la Eucaristía" "
Peregrinación Nacional Virgen de los Treinta y Tres 2019

Noticeu Encuentro del Arzobispo de Montevideo con periodistas

ARZOBISPO 2

El Arzobispo de Montevideo, Mons. Daniel Sturla, compartió el pasado 4 de setiembre, una instancia de encuentro con periodistas de medios masivos, organizada por el Departamento de Comunicación de la Conferencia Episcopal Uruguaya (DECOS-CEU).

El encuentro comenzó con unas palabras de Bienvenida y la oración a cargo del Presidente del DECOS-CEU, Mons. Heriberto Bodeant.

El Arzobispo comenzó presentando un evento de gran relevancia para la Iglesia que tendrá lugar en nuestro país en noviembre de 2015 y que será organizado por el Arzobispado de Montevideo a instancias del Pontificio Consejo para la Cultura. Se trata de un encuentro  en el marco del “Atrio de los Gentiles”, una estructura del Consejo Pontificio de la Cultura que tiene la intención de promover el Diálogo con los no creyentes.

El Atrio de los gentiles reconoce diversos antecedentes dentro de la Iglesia Católica, pero como programa en sí fue creado por el Pontificio Consejo de la Cultura del Vaticano en 2010 y hasta el momento realizó actividades en casi 50 ciudades. La primera fue en 2011 en París, y en América la primera fue en la Ciudad de México en 2012.

La propuesta del Atrio es salir al encuentro del otro aceptando la diversidad de pensamientos y creencias, y desde allí buscar contribuir a un mejor entendimiento entre las personas siempre elevando el pensamiento hacia lo mejor.

Es también definido como “un puente” entre quienes piensan distinto, pero que siempre buscan el bien y la verdad en la vida. Por eso el ámbito del Atrio evita caer en discusiones tales en las que los actores buscan ver quién gana y quién pierde.

Se tratará de un encuentro de diálogo cultural abierto a toda la sociedad y que incluirá importantes actividades del mundo intelectual, artístico y social.

En la instancia de encuentro con los periodistas el Arzobispo respondió a diversas inquietudes  y anunció la decisión tomada por el Presbiterio de Montevideo de comenzar la Causa con vistas a la canonización del Padre Cacho.

¿QUÉ ES EL ATRIO DE LOS GENTILES?

En el año 20-19 a.C., el rey Herodes dio inicio a los grandes trabajos de renovación, casi de reestructuración, del templo de Jerusalén, el segundo, el que fue construido después del exilio. Además de las áreas reservados a los miembros del pueblo de Israel (hombres, mujeres, sacerdotes) en este templo había un espacio en el que todos podían entrar, judíos y no judíos, circuncisos e incircuncisos, miembros o no del pueblo elegido, personas educadas en la Ley y personas que no lo eran. Aquí se reunían rabinos y maestros de la Ley dispuestos a escuchar las preguntas de la gente sobre Dios, y a responder en un intercambio respetuoso y misericordioso. Este espacio era el atrio de los gentiles o paganos, en latín el atrium gentium, un espacio que todos podían atravesar y en el que podían permanecer, sin distinciones de cultura, lengua o profesión religiosa, un lugar de encuentro y diversidad.

De tal lugar viene la inspiración para esta iniciativa del Consejo Pontificio de la Cultura: «el atrio de los gentiles». Se trata de un ámbito de encuentro y diálogo, un espacio de expresión para los que no creen y para los que se hacen preguntas acerca de a la propia fe, una ventana abierta al mundo, a la cultura contemporánea y las voces que ahí resuenan.

EL ATRIO, UN LUGAR DE ENCUENTRO Y DE DIVERSIDAD

El término «gentiles/paganos» exige una reflexión preliminar. Si en ámbito judío se refería a los que no eran judíos, los incircuncisos, actualmente la identidad de los invitados a este «atrio» solicita ulteriores preguntas.

El término latino gens, de donde proviene el término «gentil» envía a la idea de nación extranjera en contraposición al pueblo romano, el populus romanus. «Gentil» o «pagano» es la traducción del hebreo goi/goyim, que aparece 561 veces en el Antiguo Testamento, y del griego ethnos/ethnê, que aparece no menos de 162 veces en el Nuevo Testamento.

Así entonces, en el curso de la historia de la alianza con Dios, hasta los que parecían ser estar excluidos de ella, los extranjeros, gentiles, paganos, eran en realidad objeto de interés y eran tenidos en consideración. Ahora ha sido abierto un espacio concreto: todos están convocados, su voz se une a otras voces que van a la búsqueda del Dios desconocido.