Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios “Enardecer el corazón de la gente”

EL PAÍS |

EXHORTÓ A LA IGLESIA A COMPRENDER LAS NECESIDADES DE LAS PERSONAS 

El Papa afirmó que hace falta una Iglesia que se dé cuenta de las razones por las que muchas personas se alejan de ella y lo reconozca con valentía, una Iglesia que sepa escuchar.

Río de Janeiro | EFE y AP

Francisco hizo estas manifestaciones en el discurso que dirigió a 655 obispos brasileños y miles de religiosos, ante los que afirmó que la Iglesia no puede alejarse de la sencillez y la simplicidad y no debe ceder al miedo, el desencanto, el desánimo, a las lamentaciones. Señaló que tal vez la Iglesia se ha mostrado demasiado lejana de las necesidades de los hombres, “demasiado pobre para responder a sus inquietudes, demasiado fría, prisionera de su propio lenguaje rígido” y que ello ha propiciado el abandono de muchos. También dijo que tal vez el mundo ha convertido a la Iglesia en “una reliquia del pasado, insuficiente para las nuevas cuestiones” y que “quizás tenía respuestas para la infancia del hombre, pero no para su edad adulta. El hecho es que actualmente hay muchos casos, no sólo los que buscan respuestas en los nuevos y difusos grupos religiosos (en referencia velada a las sectas), sino también aquellos que parecen vivir ya sin Dios, tanto en la teoría como en la práctica”, manifestó.

Ante esa situación, se preguntó qué hay que hacer para llegar de nuevo a los hombres.

“Hace falta una Iglesia que no tenga miedo a entrar en su noche, que sepa dialogar con aquellos discípulos que huyendo de ella, vagan sin una meta, solos, con su propio desencanto, con la decepción de un cristianismo considerado ya estéril, infecundo, impotente para generar sentido”, afirmó.

Desafío.

El pontífice añadió que hace falta una Iglesia capaz de acompañar, “de ir más allá del mero escuchar, una Iglesia que pueda descifrar esa noche que entraña la fuga de tantos hermanos y hermanas, que se dé cuenta de que las razones por las que hay quien se aleja contienen ya en sí mismas también los motivos para un posible retorno, pero es necesario saber leer el todo con valentía”.

“Quisiera que hoy nos preguntáramos todos: ¿Somos aún una Iglesia capaz de inflamar el corazón?.

Su Santidad añadió que muchos se han ido “porque se les ha prometido algo más alto, algo más fuerte, algo más veloz”.

Francisco subrayó que la Iglesia ha de recordar siempre que no puede alejarse de la sencillez, ya que de lo contrario olvida el lenguaje del misterio y no sólo se queda fuera sino que ni siquiera consigue entrar en aquellos que buscan a Dios.

“A veces perdemos a quienes no nos entienden porque hemos olvidado la sencillez. Sin la gramática de la simplicidad, la Iglesia se ve privada de las condiciones que hacen posible `pescar` a Dios en las aguas profundas de su misterio”, aseguró.

Hizo una exhortación a los Obispos y religiosos a “educar a los jóvenes, a salir y ponerse en marcha, a ser callejeros de la fe”. Así como el jueves pasado llamó a los jóvenes a escuchar a los viejos, ayer hizo el pedido a los Obispos para que escuchen a los jóvenes. “Sepamos perder el tiempo con ellos”, aconsejó. “No podemos permanecer encerrados en la parroquia, en nuestras comunidades, cuando hay tanta gente esperando el Evangelio”.

“No es un simple abrir la puerta para acoger, sino salir por ella para buscar y encontrar. Pensemos con decisión en la pastoral desde la periferia comenzando por los que están más alejados, los que no suelen encontrar la parroquia”, dijo para señalar el camino a recorrer. “También ellos están invitados a la mesa del Señor. En el cruce de los caminos, anda a buscarlos”.

De esa manera, subrayó la línea de acción de salir a la periferia de las ciudades, porque sostuvo que es en las favelas, cantegriles y villas miseria donde tienen que ir a buscar y servir a Cristo.

Respecto a los desafíos de la Iglesia en Brasil, destacó la necesidad de dar prioridad a la formación de obispos, sacerdotes, religiosos y laicos, una mayor colegialidad de la conferencia episcopal, estar en estado permanente de misión y un mayor papel de la mujer en la Iglesia.

Advertencia.

Francisco también enfocó la globalización y sus profundas repercusiones en la socidad. En ese sentido, dijo que es un fenómeno implacable y advirtió que si bien tiene cosas positivas, muchos olvidan que también presenta un lado oscuro.

En ese lado está “la confusión del sentido de la vida, la desintegración personal, la pérdida de la experiencia de pertenecer a un cualquier `nido`, la violencia sutil pero implacable, la ruptura interior y las fracturas en las familias, la soledad y el abandono”. También incluyó “las divisiones y la incapacidad de amar, de perdonar, de comprender, el veneno interior que hace de la vida un infierno, la necesidad de ternura por sentirse tan inadecuados e infelices, los intentos fallidos de encontrar respuestas en la droga, el alcohol, el sexo, convertidos en otras tantas prisiones”.

Postura.

Además de la misa en la Catedral de Río de Janeiro y del mensaje a los Obispos, el Papa tuvo un encuentro con representantes de la sociedad civil, en el Teatro Municipal de la ciudad carioca, donde también estrechó las manos de indígenas que dijeron provenir de una tribu que ha estado combatiendo a hacendados y granjeros que intentan invadir sus tierras en el Estado de Bahía, noreste del país.

Francisco exhortó a los representantes de los sectores político, empresarial y cultural a asumir una actitud de diálogo. “Un país crece cuando sus diversas riquezas culturales dialogan de manera constructiva: la cultura popular, universitaria, juvenil, la cultura artística y tecnológica, la cultura económica, de la familia y los medios de comunicación”, indicó. “Diálogo, diálogo, diálogo”, repitió.

Tanto en el mensaje a los Obispos como en la reunión con los dirigentes de la sociedad civil, el Papa dijo que si bien la Iglesia mantiene presencia en la vasta e intrincada Amazonia, es necesario que los líderes religiosos reenfoquen sus energías en esa región. “La Iglesia necesita ser acicateada y relanzada allí”, planteó. “La presencia de la Iglesia en la cuenca del Amazonas no es la de alguien con las maletas listas para irse tras haber explotado todo lo que había a su alcance. La Iglesia está presente en la Amazonía desde el principio con misioneros, congregaciones religiosas, y todavía hoy está presente y es determinante para el futuro de la zona”.

Al concluir el discurso recibió el saludo de los representantes de la sociedad: los niños le entregaron flores y lo cobijaron en un abrazo todos juntos, y dialogó con indígenas.

Las cifras

1.5

millón de personas participaron el jueves e igual número el viernes, de actos en Copacabana, con motivo de la visita del Papa.

2

Son los millones de personas que se congregaron anoche en la playa de Copacabana para la Vigilia con el Papa, informó el vocero oficial del Vaticano.

http://www.elpais.com.uy/mundo/enardecer-corazon-gente.html