Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

Noticeu En su mensaje pascual Mons. Collazzi invita a “recomenzar desde Cristo”

“A todos nos toca recomenzar desde Cristo. El encuentro con Él da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva a todo”, señala en su saludo pascual el Obispo de Mercedes, Mons. Carlos Collazzi. “Su Luz brilla y vence todas las tinieblas. ¡¡¡Queremos hacer brillar su Luz!!!”, subraya.

El obispo asegura en su mensaje que al hacer brillar la Luz de Cristo “se  alejarán: tibieza, mediocridad, dispersión, comodidad, fatiga, desilusión” y “nos pondremos en el camino de renovarnos bebiendo de la Palabra del Señor, alimentándonos de la Eucaristía, formando comunidades fraternas y solidarias con los hermanos más carenciados, con fuerte espíritu misionero”.

Mons. Collazzi destaca que en esta Semana Santa “tan insólita” en casa,  la Palabra de Dios que “hemos tenido en nuestras manos” ha sido el “gran alimento” como “nunca en nuestra experiencia de Fe”.

En su mensaje pascual el Obispo sostiene que “seguramente en estos días de pandemia hemos extrañado a la Comunidad pero estamos en casa…el valor de la casa y cuánta solidaridad para con aquellos que no tienen una casa digna”. “El no poder ir físicamente a Misa, nos hace pensar en la profundidad de nuestros encuentros. En la fraternidad que se va creando y del valor que tienen los medios de comunicación bien usados. Por estos medios participamos en las Celebraciones y al mismo tiempo nos preparamos a retornar a las Comunidades. La Fe la vivimos y celebramos en Comunidad”, enfatiza.

“La presencia del Resucitado hoy se da por el Espíritu que se nos comunica. Es el regalo grande de la Pascua. Nos hace su Pueblo y nos anima a descubrir los brotes de resurrección y de vida que surgen entre nosotros. Pese a no salir de casa cuántos ejemplos de ‘cercanía´ para con los demás se han ido suscitando”, expresa. “Tantos Hermanos y Hermanas dedicados en el ámbito de la salud, los servicios esenciales, las canastas de alimentos…preparando y acercando comida…hasta las llamadas telefónicas o mensajes a los que están solos…¡Cuánto a uno de estos se lo hiciste a Mi me lo hiciste! (Mat 25)”, subraya el Pastor.

 

MENSAJE DE PASCUA DEL SR. OBISPO DIOCESANO

“¡La Paz esté con ustedes!

Anoche proclamamos: “la luz de Cristo, que resucita glorioso, disipe las tinieblas del corazón y del espíritu”!!!

Estas palabras de la Liturgia de la Noche Santa lleguen al corazón de todos, queridos Diocesanos, y nos hagan vivir esta Pascua en la certeza de que el Señor está con nosotros y nos regala su Paz. ¡El Señor ha resucitado!

En este acontecimiento se basa nuestra Fe. El que fue crucificado y murió, ha resucitado triunfando sobre la muerte y el pecado.

Estos días en casa, hemos tenido en nuestras manos la Palabra de Dios. Ha sido el gran alimento de esta Semana Santa tan insólita;  como nunca en nuestra experiencia de Fe.

Qué bien nos hará ahora meditar, en estas fiestas pascuales, los relatos de la Resurrección que se nos narran en los Evangelios.

Detengámonos en las experiencias de los Apóstoles. Ellos van admitiendo que el Crucificado ha Resucitado: “¿por qué están asustados? ¿Por qué tienen dudas en su corazón? Miren mis manos y mis pies. Soy Yo mismo: Tóquenme y vean…Les enseño las manos y los pies…ellos no acababan de creerlo, a causa de la alegría y el asombro que sentían” (Lc 24,38-41)

Se presentó en medio de los discípulos encerrados por temor y su saludo es: La Paz a ustedes!!!

Los discípulos estaban juntos en aquella casa. Sus palabras “donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, Yo estoy presente en medio de ellos” (Mt 18,20) . Seguramente en estos días de pandemia hemos extrañado a la Comunidad pero estamos en casa…el valor de la casa y cuánta solidaridad para con aquellos que no tienen una casa digna.

El no poder ir físicamente a Misa, nos hace pensar en la profundidad de nuestros encuentros. En la fraternidad que se va creando y del valor que tienen los medios de comunicación bien usados. Por estos medios participamos en las Celebraciones y al mismo tiempo nos preparamos a retornar a las Comunidades. La Fe la vivimos y celebramos en Comunidad.

La presencia del Resucitado hoy se da por el Espíritu que se nos comunica. Es el regalo grande de la Pascua. Nos hace su Pueblo y nos anima a descubrir los brotes de resurrección y de vida que surgen entre nosotros. Pese a no salir de casa cuántos ejemplos de “cercanía” para con los demás se han ido suscitando.

Tantos Hermanos y Hermanas dedicados en el ámbito de la salud, los servicios esenciales, las canastas de alimentos…preparando y acercando comida…hasta las llamadas telefónicas o mensajes a los que están solos…¡Cuánto a uno de estos se lo hiciste a Mi me lo hiciste! (Mat 25)

Hoy al mediodía sonarán las campanas de nuestras Iglesias y Capillas: Es Pascua!!! El Señor no quedó en el sepulcro. Es un nuevo comienzo de la historia, porque Cristo ha resucitado, primicia de todos los que han muerto (1 Cor15,20)

A todos nos toca recomenzar desde Cristo. El encuentro con Él, da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva a todo.

Su Luz brilla y vence todas las tinieblas. ¡¡¡Queremos hacer brillar su Luz!!!

Al hacerlo se  alejarán: tibieza, mediocridad, dispersión, comodidad, fatiga, desilusión; y nos pondremos en el camino de renovarnos bebiendo de la Palabra del Señor, alimentándonos de la Eucaristía, formando comunidades fraternas y solidarias con los hermanos más carenciados, con fuerte espíritu misionero.

A Todos mis augurios de Felices Pascuas, que se quiere hacer más vivo y explícito para con aquellos Hermanos que hoy más sufren. ¡Quiera Dios se superen pronto las circunstancias que vivimos!

Compartiendo el gozo de este Día que hizo el Señor, los bendigo de corazón

 

+ Carlos María Collazzi

Obispo Diocesano

 

Mercedes, 12 de abril de 2020

Domingo de Pascua de Resurrección