Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios “En lugar de Dios, lo único que queda es el fútbol y la política”: Entrevista a Mons. Sanguinetti

HOY CANELONES |

http://hoycanelones.com.uy/web/2015/12/24/en-lugar-de-dios-lo-unico-que-queda-es-el-futbol-y-la-politica/

El obispo de Canelones, Mons. Alberto Sanguinetti dialogó con HOY CANELONES sobre diversos temas de la sociedad, temas que acontecen en nuestro departamento, el país y el mundo. Como todos los años, previo al mensaje de Navidad, el principal referente de la Iglesia Católica en el departamento, responde a diversos hechos del año.

Sigue siendo para Sanguinetti una gran preocupación “la educación en las ideas de sexualidad y matrimonio”. A su juicio, “la sexualidad se va reduciendo a un placer suelto y a que no produzca problemas para los adultos, para que no queden embarazadas o para que no contraigan enfermedades de transmisión sexual”.

Enfatizó que no todo debe tener el mismo valor, para las personas en esta temática. “Todos sabemos que la sexualidad es más que un placer y, en su sentido más pleno, es una relación estable. Y si es estable y asumida, es el matrimonio capaz de procrear y educar. No se puede poner todo por igual. Hay que darles alguna pista a los chicos y no solamente decirles que no pasa nada. Porque eso es grave”, indicó.

Sanguinetti añadió que “también defiendo que buena parte de los padres de familias tienen que educar a su hijo como varón, así como a la mujer. Porque somos distintos y complementarios. No se puede educar en la pura neutralidad, porque parte de la educación es asumir”.

¿La iglesia recibe a todos por igual no importando su condición sexual?

Sanguinetti afirma que más allá del matiz, la Iglesia Católica no condena las inclinaciones sexuales, pero sí los declara como actos desordenados. “La Iglesia recibe a todos. Está hecha para los pecadores. Las inclinaciones que tenga una persona no son pecados… Ni si quiera la Iglesia condena, pero lo que sí declara que son desordenados son los actos”. Recordó que “también los heterosexuales pecan y eso hay que decirlo”.

El religioso explicó que “tiene que haber un sentido y si no lo hay, no hay pecado. Pero si no hay ningún sentido, tampoco tiene sentido la vida”. Manifestó, en ese sentido, que no está de acuerdo con las ofensas a las personas por sus inclinaciones.

Terrorismo

Este año que culmina también tuvo sacudones vinculados al terrorismo en distintas partes del mundo. Consultado sobre el tema, Sanguinetti indicó que “es de una complejidad y una gravedad enorme principalmente para Europa, que está ahí, cerca de Medio Oriente. Europa está en un fenómeno, para mi extraño, que es la negación a su raíz cristiana como cultura. Cuando se dice ’Vamos a mantener nuestros principios’ es para algunos sí y otros no, porque ponen como principios que no hay derecho a la vida y todos pueden abortar. O hay que imponer el llamado matrimonio igualitario. Europa está en una crisis de civilización enorme: no quiere tener hijos, no quiere sostener la familia”.

Sirios en Uruguay

La llegada de los refugiados sirios a nuestro país también fue un tema sobre el que lo consultamos. “Me parece bien. Pero no sé si estos (refugiados) y de esta manera… Me parece bien la ayuda humanitaria… Hay que estudiar si los refugiados están preparados (para venir a nuestro país) y si nosotros también estamos preparados. No es la primera vez que pasa en el país, pero era de otra forma y en otra circunstancia”, rememoró.

Fútbol y la política

Sobre qué es lo más preocupante en el departamento de Canelones, el obispo señala que “me preocupa como pueblo que culturalmente se ha segregado la fe y eso produce sus efectos. En lugar de Dios, lo único que queda es el fútbol y la política. De eso a la larga no se vive. Todos están hablando de valores, pero hay que sostenerlos en algo. Y con ello el mayor debilitamiento es el de la familia. Los chicos son una especie de pelota que van de un lado para el otro… En Uruguay hay un laicismo imperante. Como decía uno: ‘Acá hay ignorancia religiosa obligatoria’”. Otra de las problemáticas que visualiza es que “hay una cultura de no querer tener hijos, cuando lo natural sería que uno quisiera llenar el mundo con sus hijos”.

Sobre el caso Nadia Cachés

El obispo también lleva pendiente la esperanza de que el caso Nadia Cachés sea resuelto por la Justicia. Contó que hace pocas horas mantuvo un diálogo con jerarcas de la Policía y casualmente habló del tema. “Estuve con el Jefe de Policía y le dije: ‘Supongo que la espina acá es el caso de Nadia, que no se ha podido develar’”. Sobre el particular, y en su condición de ciudadano canario, manifestó que “tampoco estoy enterado de qué se ha hecho y dónde se trancó, o qué habría que hacer… Pero la muerte de una persona y más si es joven, es una herida en la sociedad”, dijo.

‘Esperanza mía’

Muchos de los jóvenes y no tan jóvenes televidentes en nuestro país tiene como hábito ver una de las telenovelas argentinas que es furor: “Esperanza mía”. HOY CANELONES consultó al obispo Sanguinetti sobre el tema. “Vi muy poco el programa. Para ser un buen crítico no lo he visto lo suficiente. Es un enganche bárbaro: hay curas y monjas que bordean todo. Desde el punto de vista de vender, está bien hecho, pero normalmente la vida de las monjas no es así”. Sanguinetti resaltó que las monjas en la vida real “no son tan tontas” y que “habrá hasta problemas mayores que esos, pero no tan tontas. No es todo tan superficial”.

El obispo comparó ‘Esperanza mía’ con las telenovelas turcas a las que les dio aprobación personal. “Son más enredadas, pero humanamente son más serias que ‘Esperanza mía’, que pareciera que son todas tontas. Es excesivamente adolescente como está planteado”, indicó.

Considera Sanguinetti que la telenovela en cuestión lesiona de alguna forma la imagen de la Iglesia Católica. “Genera un daño porque trivializa los temas, la visión de las cosas”, dice. Hablando de lo real y cotidiano en su gestión frente al Obispado comentó que “todos los problemas que pasan mal en la iglesia, todas me llegan y son peores que esas (que pasan en la telenovela argentina). Son llevadas más seriamente los problemas, pero en el caso de la serie de TV se trivializa, que es en parte lo que hace la televisión, en vez de optar por un buen libro”.

Eduardo Castro