Iglesia al día

" En esta noche resuena la voz de la Iglesia: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza!». Es otro “contagio”, que se transmite de corazón a corazón, porque todo corazón humano espera esta Buena Noticia. Es el contagio de la esperanza: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza! "
Papa Francisco

Noticeu En el Día de los Trabajadores Mons. Sanguinetti destaca el valor del trabajo gratuito y la importancia de trabajos auténticos

 

En el Día Internacional de los Trabajadores el Obispo de Canelones, Mons. Alberto Sanguinetti, anima a una mayor conciencia del valor del ser humano y su trabajo, e insta a ser agradecidos con el trabajo de los demás.  Asimismo, el Pastor destaca el valor del trabajo gratuito, “comenzando por el de la casa y de los vecinos, siguiendo por todas las actuaciones de solidaridad, de caridad verdadera, que han proliferado”.

En su saludo Mons. Sanguinetti señala la importancia de “organizar la sociedad con trabajos auténticos, que desarrollen la persona, que sirvan a los demás, que hagan posible la vida digna del trabajador y su familia”.

“Son muchas las situaciones que piden soluciones. Algunas han de provenir de la sociedad, otras del cambio y conversión de nosotros mismos”, puntualiza el Obispo de Canelones.

MENSAJE Y SALUDO POR EL DÍA DE LOS TRABAJADORES. 1.5.2020

En el día de los trabajadores llegue a todos este saludo.

Esta recordación en medio de la situación de epidemia nos lleva a todos a muchos cambios y a una mayor conciencia del valor del ser humano y su trabajo:

* agradecemos el trabajo de los demás que nos hacen posible la vida: los trabajadores de la salud, de la alimentación, de los cuidados, del agua y la luz, la limpieza, así como el trabajo espiritual de consejo, oración, acompañamiento. Dependemos unos y otros del trabajo de los demás. Todo trabajo auténtico es valioso.

* valoramos el trabajo gratuito, comenzando por el de la casa y de los vecinos, siguiendo por todas las actuaciones de solidaridad, de caridad verdadera, que han proliferado.

* vemos la importancia de organizar la sociedad con trabajos auténticos, que desarrollen la persona, que sirvan a los demás, que hagan posible la vida digna del trabajador y su familia.

* Son muchas las situaciones que piden soluciones. Algunas han de provenir de la sociedad, otras del cambio y conversión de nosotros mismos.

* Comprendemos mejor el carácter propiamente humano y divino del trabajo, que proviene del don de Dios creador: crezcan, multiplíquense, dominen la tierra. Jesús, Hijo de Dios, muestra que el trabajo es imagen del obrar de Dios.

Llegue nuestro saludo a todos los trabajadores, varones y mujeres, junto con nuestra oración por cada uno y su familia.

Que San José Obrero nos acompañe a todos

+ Alberto Sanguinetti, obispo de Canelones.