Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios El último adiós: consuelo, llanto y dolor en la despedida de María Auxiliadora [menciona al P. Antonio y al Card. Sturla]

LA REPÚBLICA |
https://www.republica.com.uy/el-ultimo-adios-consuelo-llanto-y-dolor-en-la-despedida-de-maria-auxiliadora-id722160/

La primera dama fue sepultada en La Teja, barrio que la vio nacer, donde conoció al presidente y dejó un legado imborrable: compromiso.

María Auxiliadora Delgado fue sepultada en el Cementerio de la Teja, barrio que la vio nacer y donde conoció a Tabaré Vázquez. Allí cientos de uruguayos la despidieron en una jornada de mucho dolor y emoción, demostrando respaldo a la familia presidencial y recordando a aquella mujer de bajo perfil, que en las noches salía con termos de chocolate caliente para repartir entre estos indigentes: «Íntegra, solidaria y con un fuerte compromiso social», así la definieron sus amigos y vecinos.

La noticia sorprendió a propios y extraños: en la madrugada del miércoles, a los 82 años, falleció la primera dama del Uruguay como consecuencia de un ataque al corazón. Fueron miles de personas, entre ellas integrantes del sistema político y figuras destacadas, que expresaron su cariño a Tabaré, al que conoció en una kermesse del colegio salesiano de La Teja en la década del 60, y con quien formó una numerosa familia, con 4 hijos (uno de ellos adoptivo) y 11 nietos.

En la mañana y hasta las 15.00 horas, María Auxiliadora fue velada en la empresa Martinelli, y allí fueron muchas las personas que se acercaron a despedirla y mostrar su apoyo a la familia, al igual que dirigentes como Mujica, Lacalle Pou, Novick, Topolansky, Arana, Martínez y ‘Belela’ Herrera, entre otros. ‘Pepe’ recordó la generosidad de Delgado, la cual «la pinta de cuerpo entero»: «A veces no nos alcanzaba la plata para pagar la cuota, y yo iba a la casa de ella. Han pasado tantos años», remarcó.

Pasada la media tarde, el Cementerio de La Teja comenzaba a nutrirse de vecinos y dirigentes políticos que se acercaban para darle su último adiós a la primera dama. Los ministros Bonomi, Bayardi, Muñoz, Benech, Nin Novoa, Rossi, y dirigentes como Carámbula, Xavier y Soto, entre otros, se encontraban dispersos entre la multitud. De un momento para el otro, el murmullo que se escuchaba entre los presentes a un lado de la puerta de ingreso al cementerio comenzaba a apaciguarse debido a la noticia de que estaba próximo a llegar el coche fúnebre.

Una caravana importante de autos se vio venir a lo lejos, y familiares y allegados comenzaron a exteriorizar su dolor, visiblemente emocionados. Al arribo de los coches por la calle Batlle Berres, los aplausos de cientos de personas no cesaron, al igual que gritos de apoyo a Tabaré. Fue el mandatario el primero en bajar para recibir el féretro, muy afectado, intentando responder algún saludo pero con mucha congoja. Mientras esto sucedía, un veterano se desplomó entre la gente, siendo el alcalde del Municipio A, Gabriel Otero, el primero en atenderlo hasta que profesionales de la salud se acercaron.

Fueron hijos y nietos de María Auxiliadora los encargados de llevar el féretro, mientras que Tabaré Vázquez iba por detrás de ellos, sin separarse por un segundo. La marcha fue seguida por cientos que aplaudían y respaldaban con mucho respeto a la familia, mientras que la banda de Blandengues tocaba sus clarinetes.

El cardenal de Montevideo, Daniel Sturla, fue quien encabezó la ceremonia religiosa y dedicó unas palabras a Delgado, quien tenía una conocida fe cristiana y católica: «Señor, concede que tu hija María Auxiliadora descanse en paz en este lugar, hasta que tú, que eres la resurrección y la vida, la ilumines al resucitarla para que contemple la luz de tu rostro, la luz en torno del cielo».

María Auxiliadora tenía una intensa actividad pastoral en la parroquia 19 de Abril, a la que pertenece el Padre Antonio que también dedicó unas palabras: «Con mucha emoción, con mucho cariño, venimos a despedir los restos de nuestra querida María Auxiliadora, conocida de muchos años en el barrio, muchacha alegre, siempre dispuesta a ayudar, que de pequeña aprendió lo que es el trabajo. Ella aprendió y lo puso en práctica en su vida, cuando le tocó con Tabaré trabajar en medio de la gente humilde sencilla», dijo. «Esa familiaridad, ese amor, a los más carenciados siempre lo tuvo presente. Ahí entonces el ejemplo de esta mujer nos caló muy hondo y nos sigue calando. Tabaré, sus hijos, familiares, nuestro más cariñoso respeto y calidad», sentenció.

El abrazo, el apretón de mano y el espaldarazo a un Tabaré Vázquez muy emocionado fue recurrente a la salida del mandatario del cementerio, con un claro sentimiento de dolor, de soledad en el medio de una multitud que lo seguía a donde fuera.

Amigos y vecinos de María Auxiliadora pararon a hablar con LA REPÚBLICA una vez culminada la ceremonia, y destacaron su «fuerte compromiso social», luchando como podía por los que menos tenían. «Era una mujer íntegra, solidaria» que salía a la calle en la noche «con sus termos de chocolate caliente, sin ningún guardia de seguridad» a repartir entre las personas que vivían en la calle. Delgado dejó un importante legado en la Comisión de Salud Bucal Escolar, donde tenía un rol honorario, y llevó adelante el Programa Nacional de Salud Bucal. Gracias a ese programa, más de 75.000 niños y niñas de 950 escuelas de contexto vulnerable o de escuelas rurales contaron en 2017 con servicios de salud odontológicos, un acceso a un servicio de salud inédito en Uruguay para esas poblaciones.

Daniel Martínez: «Apretado abrazo al compañero presidente Tabaré y a toda su familia ante la triste pérdida de María Auxiliadora».

Mariano Arana: «María me hacía acordar mucho a mi madre. Que una señora de un presidente salga a barrer la vereda, es muy singular».

José Mujica: «Cuando se tiene la edad de Tabaré, el amor es una dulce costumbre, y lo que se nos viene encima es la soledad».

Beatriz Argimón: «Lamento profundamente el fallecimiento de María Auxiliadora Delgado de Vázquez, mujer comprometida desde siempre con las causas de los más vulnerables».

Carolina Cosse: «Perdimos a una gran mujer, compañera. Acompaño el dolor, pero sobre todo el recuerdo de María Auxiliadora. Vaya mi abrazo a toda su familia».

Edgardo Novick: «Lamento profundamente el fallecimiento de María Auxiliadora. Nuestras condolencias al presidente Tabaré Vázquez y su familia en este momento difícil».

Manini Ríos: «Coincidí con ella en varios eventos de claro contenido social y pude apreciar su alta sensibilidad y preocupación por los más frágiles».