Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El salesiano Daniel Sturla, el obispo más joven, asumirá como arzobispo de Montevideo con un horizonte de 21 años de mandato

BÚSQUEDA

—Vo, ustedes tienen el mejor producto y no lo saben colocar—, me dijo un amigo que es gerente de Marketing.

—¿Cómo?— pregunté.

—Ustedes tienen la felicidad para los hombres, pero no la saben colocar—.

Contando ese diálogo se presentó ante la prensa el martes 11 el nuevo arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla.

En lo que es interpretado como un intento de renovación de la Iglesia Católica, Daniel Sturla, el último obispo uruguayo designado, fue elegido por el papa Francisco para ese cargo en reemplazo de Nicolás Cotugno, que debió renunciar a fines del año pasado al llegar a los 75 años de edad.

Así como el expresidente Tabaré Vázquez eligió al exdirector del Liceo Militar, Jorge Rosales, para ocupar el cargo de comandante en jefe del Ejército cuando era el más joven en su jerarquía, pasando por encima de todos los generales de su derecha, el papa Francisco sorprendió a algunos integrantes del clero nombrando al obispo más joven y de más reciente designación para dirigir la diócesis más grande del país.

Sturla, un montevideano de 54 años, huérfano de ambos padres de niño y hermano menor del fallecido exdiputado Martín Sturla, integrante de la congregación salesiana igual que Cotugno, ocupó el cargo de obispo auxiliar desde diciembre de 2011 tras una decisión adoptada por el papa Benedicto XVI.

Antes de ser nombrado uno de los dos obispos auxiliares de Montevideo, este hincha de Nacional que no conocía al Papa hasta que lo saludó en Río de Janeiro, fue provincial de los salesianos en Uruguay en 2008 y hasta esa fecha había sido director del Colegio Juan XXIII, donde se lo recuerda como un sacerdote afable y jovial pero correcto, que saludaba a sus alumnos el día de su cumpleaños, jugaba al vóleibol, asistía como hincha cuando competían en la Liga Universitaria e invitaba a comer de tanto en tanto a alguno de los estudiantes en la mesa que compartía con los otros curas.

Susto. En sus primeras declaraciones a la prensa, Sturla mantiene un estilo similar al del papa Francisco, quien tiene una buena imagen en la población uruguaya (Búsqueda Nº 1.736).

“Tengo un poco de susto porque siempre es una responsabilidad grande”, pero “sé que cuento con el apoyo de mucha gente, de los sacerdotes de la diócesis”, dijo Sturla en su primera conferencia de prensa. “Es una cosa medio extraña que el Santo Padre elija (nuevamente) como pastor de Montevideo a un salesiano, pero creo que no lo ha elegido por salesiano sino porque considera que es la persona más indicada en este momento para asumir el pastoreo de Montevideo”.

Al ser consultado acerca de sobre si la sociedad uruguaya sufre una crisis de valores, Sturla declaró: “Cada generación da una respuesta moral diversa. En algunas cosas uno puede decir bueno sí, se ha perdido; en otras cosas quizás se ha ganado. (…) Yo no puedo decir moralmente todo es negativo y antes todo era mejor. No, no, no. Todo tiempo es distinto y tiene sus cosas positivas y sus cosas negativas, y cada generación crea una cierta moral de respuesta. La de hoy tiene cosas que, obviamente, no están de acuerdo con el Evangelio”.

Acerca del papel del Papa dijo que “ayuda a poner en primer término que la Iglesia no es una expendedora de mandamientos, la Iglesia no es aquella que tiene que decir lo que está bien y lo que está mal. La Iglesia está para anunciar a Jesucristo, que es la alegría del hombre”.

Ayer miércoles 12, durante una entrevista en Radio Sarandí, Sturla tomó distancia de la posición de su antecesor acerca de los homosexuales, cuando había dicho que se trataba de “una enfermedad contagiosa” y que deberían ser “puestos en cuarentena” (ver Búsqueda N 1214 ).

El tercero. Antes del relevo de Benedicto XVI, los favoritos para suceder a Cotugno, según las fuentes, eran el obispo de Minas e integrante de la Prelatura del Opus Dei, Jaime Fuentes, y el de Canelones, Alberto Sanguinetti, ambos de orientación más conservadora.

Sin embargo, la llegada de Francisco y sus primeros gestos hizo que en la interna de la Iglesia uruguaya se comenzara a especular con que el nuevo arzobispo podría tener un perfil distinto. En particular, a nivel de los sacerdotes y laicos se especulaba con que el obispo de San José, Arturo Fajardo, y el de Mercedes, Carlos Colazzi, eran a partir de ese momento los nuevos favoritos.

Por eso, si bien tiene un perfil similar al de Fajardo, la designación de Sturla causó cierta sorpresa en la interna, en particular porque es el tercer salesiano seguido que ocupa el cargo —después de Cotugno y José Gottardi— y porque es el obispo más joven y su edad supone que podrá estar hasta 21 años en el Arzobispado.