Iglesia al día

" En esta noche resuena la voz de la Iglesia: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza!». Es otro “contagio”, que se transmite de corazón a corazón, porque todo corazón humano espera esta Buena Noticia. Es el contagio de la esperanza: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza! "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios El sabor de la música religiosa

EL PAÍS |

Crítica del Segundo Festival de Música Sacra, de la Filarmónica de Montevideo.
El Santuario Nacional del Sagrado Corazón de Jesús, conocido popularmente como Iglesia del Cerrito de la Victoria fue elegido por la Orquesta Filarmónica de Montevideo para iniciar su «Segundo Festival de Música Sacra».

Se inició la velada con la «Sinfonía» del «Oratorio de Navidad» de Johann Sebastian Bach. La versión que presentó el director brasileño Luis Otávio Santos fue rica en dinamismo y vigor, respetando fielmente el estilo del autor. Luego se escuchó el hermoso «Concierto para oboe y orquesta en re menor» de Alessandro Marcello, teniendo como solista al oboísta italiano Gianfranco Bortolato.

Lamentablemente, la pésima acústica de la iglesia hizo que no se pudiera apreciar totalmente la labor de este eximio artista. No obstante a pesar de los inconvenientes Bortolato demostró en su interpretación un excelente dominio técnico y por sobre todas las cosas una expresividad que se vio reflejada en el bellísimo «Adagio «que fuera inmortalizado en 1970 en el film Anónimo Veneciano del actor y director de cine Enrico María Salerno.

Continuó el programa con el «Stabat Mater» de Antonio Vivaldi. Con esta obra hizo su debut con orquesta el contratenor uruguayo Lea Amaro.

Es realmente una pena que se haya elegido convocar para un mismo concierto a un debutante frente a un consagrado intérprete como lo es Bortolato, donde la madurez y la profesionalidad de éste último va a ir siempre en perjuicio del primero.

Si bien Amaro tiene mucha facilidad en el registro agudo sus graves son notoriamente débiles. Esto se pudo comprobar ante los pianísimos que el director brasileño impuso a la orquesta como forma de ayudarlo.

Es importante que Amaro continúe desarrollando su técnica así como también su expresividad. Luego, Bortolato interpretó el «Concierto para oboe y orquesta en re menor» de Albinoni. El solista nuevamente hizo gala de su musicalidad, fraseo y virtuosismo.

Ante los numerosos aplausos del público brindó como bis una versión para oboe y cuerdas del aria «Lascia ch io pianga» de la ópera Rinaldo de Händel. Es necesario destacar que todos los acompañamientos orquestales que ofreció el director fueron equilibrados dándoles plena libertad a los solistas para poder expresarse.

Para finalizar esta audición se escuchó la «Tercera suite para orquesta» de Bach. La versión de Santos fue digna de elogio, destacándose en particular la emotiva interpretación del «Aria de la cuerda en sol» y la vivaz «Gavotte».

Segundo festival de música sacra.
Orquesta: Filarmónica de Montevideo. Director: Luis Otávio Santos. Solistas: Gianfranco Bortolato (oboe) y Lea Amaro (contratenor). Programa: Sinfonía del Oratorio de Pascua, de Johann Sebastian Bach; Concierto para oboe y orquesta en re menor, de Alessandro Marcello; Stabat Mater para contralto y orquesta, de Antonio Vivaldi; Concierto para oboe y orquesta en re menor, de Tomaso Albinoni; y Suite para orquesta, de Johann Sebastian Bach. Lugar: Iglesia del Cerrito de la Victoria. Fecha: 5 de abril.