Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El pueblo judío celebra su Pascua, que recuerda la salida de Egipto

EL OBSERVADOR |

Judíos ortodoxos queman pan en Jerusalén. EFE

Pésaj. Los judíos de todo el mundo comienzan a celebrar hoy su Pascua o Pésaj, una festividad en la que se abstienen de comer pan y alimentos leudados durante siete días, marcando así el despertar de la primavera y el éxodo que les salvó de la esclavitud en Egipto hace 3.500 años.

La celebración, que se prolonga hasta el 22 de abril, comienza esta noche con la cena del Séder, una reunión en familia de la que ya está ausente la levadura y que todo judío, ya sea ortodoxo, secular o reformista, celebra con trajín y alegría.

En ella se recita la épica salida de Egipto, guiada por Moisés, y se degustan alimentos que simbolizan los sinsabores y las vicisitudes que sus ancestros padecieron durante aquella épica travesía en el desierto.

Así, a lo largo de la velada, los comensales reunidos en torno a la mesa leen y cantan la Hagadá, que relata la historia de los israelitas bajo el yugo del faraón, las reiteradas solicitudes de Moisés para que liberara a su pueblo, las 10 plagas que cayeron sobre Egipto y la huida de miles de personas atravesando un mar Rojo abierto en canal.

El rito tiene como principal destinatario a los más pequeños, a los que es preceptivo que sus padres le pasen la leyenda y a los que se les mantiene despiertos haciéndoles participar en tradicionales canciones y la búsqueda de un trozo de paz ácimo, el aficomán, escondido en algún rincón de la casa.

A la costumbre de no comer productos fermentados se suma una limpieza a fondo en los hogares judíos días antes de la fiesta para deshacerse de las más minúsculas migas, a la que sigue la venta simbólica de los productos prohibidos o de la casa a un gentil.

En las últimas horas, proliferan por distintos puntos del país hogueras en las que los más tradicionalistas queman los últimos restos de pan, que sustituirán a partir de hoy por una suerte de torta fina hecha con agua y harina.

El relato indica que teniendo que escapar a toda prisa de Egipto, los israelíes no pudieron hornear el pan correctamente y tuvieron que conformarse con una suerte de masa no leudada, la matzá.

Se entiende por “leudado” la mezcla de agua, durante más de 18 minutos, con alguno de los cinco cereales básicos con los que se elabora el pan: trigo, centeno, cebada, avena y escanda.

Pero esta costumbre hoy en día no se limita exclusivamente al pan, sino que entre algunos sectores ultraortodoxos también se incluyen las legumbres, especialmente, entre los judíos de origen askenazí (originarios de Europa central y oriental).