Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El Papa terminó Misa de Ramos tomando mate que le cebó un fiel

SUBRAYADO |

Pidió a los católicos que se pregunten si son fieles a Jesús o traidores. Unas 100.000 personas asistieron a la misa.

El Papa terminó Misa de Ramos tomando mate que le cebó un fiel

El papa Francisco inició este domingo los ritos de Semana Santa con la misa del Domingo de Ramos, durante la cual pidió a los católicos preguntarse si son como aquellos que traicionaron a Jesucristo o como los “valientes” que le fueron fieles hasta el final.”¿Dónde está mi corazón? ¿A cuál de estas personas [del Evangelio] me asemejo? Que esta pregunta nos acompañe durante toda la semana”, dijo el papa en un tono grave ante una multitud congregada en la Plaza San Pedro, en una homilía improvisada.Poco antes, el sumo pontífice había presidido la procesión de Ramos, apoyado en un bastón esculpido para la ocasión por los presos de la cárcel de San Remo (noroeste de Italia), y rodeado de un centenar de jóvenes sacerdotes y obispos.Vestido con la tradicional casulla litúrgica roja, hizo uso de la palabra, pero no leyó el texto que se había repartido previamente, en el que se refería principalmente a la entrada de Jesús en Jerusalén, la cual se celebra, según la tradición cristiana, durante la misa de Ramos.

El papa prefirió recalcar el hecho de que este domingo también está relacionado con la Pasión de Cristo.”¿Quién soy yo, delante de Jesús que sufre? (…) ¿Soy yo un traidor? ¿Soy como aquellos líderes religiosos que tienen prisa en organizar un tribunal y buscan falsos testigos? ¿Soy yo como ellos?”, preguntó nuevamente, citando a Poncio Pilato, quien, “ante una situación difícil, se lava las manos, no asume sus responsabilidades”, y a los soldados, quienes “golpean al Señor, le escupen, lo insultan y se divierten humillándolo”.Sonriente y aclamado por fieles que esgrimían palmas y ramas de olivo, Jorge Mario Bergoglio dio besos a niños y discapacitados y tomó un poco de mate que le ofreció un fiel.Según un portavoz del Vaticano, más de 100.000 personas asistieron a la misa de Ramos.