Iglesia al día

" En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios (2 Co 5,20). "
Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2020

La Iglesia en los medios El papa siente simpatía por Uruguay

EL OBSERVADOR |

daniel sturla-Arzobispo de Montevideo
Pablo Zanocchi – twitter: @Zanocchi

El arzobispo de Montevideo habló de su encuentro con Francisco en el Vaticano

El arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, contó a El Observador sus sensaciones tras recibir el palio del papa Francisco el domingo pasado, y dijo que la “ola” de simpatía generada por el pontífice acercó más uruguayos a la Iglesia Católica. A continuación, una síntesis de la charla que Sturla mantuvo vía telefónica con El Observador desde Alemania.

¿Qué sintió al recibir el palio?

Fue una celebración muy bonita, había muchísima gente. Y también, el sermón del papa fue muy hermoso.

¿En qué consiste el momento que se ve en fotos, en el que usted se acerca a Francisco?

Ese momento fue muy lindo porque el palio significa que el papa le entrega a uno la carga de ser pastor. El palio está hecho con lana de ovejas, y el significado es cargar sobre los hombros del arzobispo la oveja, del mismo modo que el buen pastor Jesús cargó las ovejas en las parábolas evangélicas. Ahí sentí que el papa me confirmaba en la misión que me había dado como arzobispo de Montevideo.

¿Recibió en privado a los 24 arzobispos?

No. No sé a quiénes sí y a quiénes no, pero no a todos.

¿Por qué le dio ese privilegio?

Creo que hay una simpatía muy particular del papa Francisco hacia Uruguay, por la cercanía.

¿Cuáles fueron los principales puntos que discutió con él?

Le hablé brevemente de lo que para mí significaba el llamado que me había hecho, al ser arzobispo de Montevideo. Después hablamos de la situación de la Iglesia en Uruguay, de los seminaristas, de la vida religiosa, de lo que es la secularización tan grande que el país ha tenido y que el papa conoce. Y de la situación de la educación en Uruguay, y cómo acompañar a los colegios católicos para que tengan clara su identidad.

¿Qué impresión se llevó de la reunión?

Fue un diálogo muy cordial. Se creó una empatía muy grande: en todos los temas me daba una breve opinión o me hacía alguna sugerencia, pero con mucho respeto por las cosas que yo le iba diciendo. Como estableciendo: “seguí adelante con libertad”; eso para mí fue muy importante.

¿Hubo alguna novedad surgida tras el encuentro?

Hubo alguna reflexión sobre temas en los que el papa me dio su opinión o su guía. Sí hablamos de la futura visita a Uruguay: le pedí y le dije que lo estamos esperando, y dijo que piensa ir en su visita a Argentina y Chile, que aún no tiene fecha fijada. Yo le dije 2016, y me dijo: “Veremos”.

¿Qué otros temas mencionaron? Lo que significa en Uruguay la situación de la pobreza, es decir, de la pobreza con respecto a lo educativo. Hablamos del liceo Jubilar brevemente: yo le dije que era una experiencia que se estaba multiplicando con otras, lo que al papa le alegró mucho.

¿Qué se habló acerca de la situación de la Iglesia?

Le dije que el gran drama de la Iglesia en Uruguay tenía que ver con que la secularización había llegado a la gente más pobre. Pero que también hay una apertura mucho mayor del Estado y de la sociedad uruguaya hacia la Iglesia. Y cómo, en la ola de simpatía que el mismo papa ha suscitado en el mundo y también en Uruguay, se ha dado una onda de simpatía en estos meses hacia la Iglesia.

¿El papa hizo algún comentario respecto de Uruguay?

Toda la simpatía volcada del papa hacia Uruguay fue clarísima a lo largo de toda la conversación. Hablamos de gente en común, gente que el papa conoce, uruguayos; de jesuitas uruguayos que conoce por ser compañeros suyos. También hablamos del padre Gonzalo Aemilius, que está en Roma.

¿Analizaron algún otro asunto relacionado con el país?

Hablé de la aprobación de la ley de la marihuana. La Iglesia tiene una postura de defensa de la vida y de los más débiles, y en este sentido le explicaba al santo padre que, más allá de que sea efectiva o no, las intenciones que están detrás de la ley en cuanto al combate del narcotráfico y el intento por alejar a los más chicos de la pasta base son positivas.