Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El Papa recordó a las personas abandonadas tras Vía Crucis

ESPECTADOR |

El papa Francisco presidio este viernes el tradicional Vía Crucis de Viernes Santo desde la colina del Palatino, frente al Coliseo, en una ceremonia en la que pese a no estar previsto, pronunció un breve mensaje en el que recordó a todos los que sufren “el peso de la cruz”.

“Guíanos Jesús de la cruz a la resurrección. Enséñanos que el mal no tendrá la última palabra, sino el amor, la misericordia y el perdón. Recordemos a los enfermos, a las personas abandonadas para que encuentren bajo la cruz la fuerza de la esperanza”, proclamó Bergoglio en tono sobrio y en un discurso de apenas cuatro minutos.

El acto comenzó a las 21.30 hora local (19.30 GMT), cuando el papa Francisco fue recibido con aplausos por cerca de 40.000 personas que acudieron a la celebración de esta efeméride bíblica, según la Policía.

El Papa presidió su segundo Vía Crucis desde que fue elegido sucesor de Pedro en marzo del año pasado, y en esta ocasión asistió al recorrido de la cruz inmerso en un profundo recogimiento.

El Vía Crucis rememora el camino de Cristo hacia su crucifixión y se desarrolla en el célebre Anfiteatro Flavio desde la década de 1970 por deseo de Pablo VI, que recuperó esta tradición que data del medievo y que fue abandonada con el paso del tiempo.

En la ceremonia, la cruz, portada por diferentes personas que se la van cambiando de manos, recorre el Coliseo, del que sale para pasar frente al Arco de Trajano y para llegar, finalmente, al Palatino, donde la espera el Papa.

En ese recorrido, la cruz se detiene en 14 ocasiones para leer las meditaciones, que narran el camino de Cristo hacia su muerte y que este año el papa Francisco encargó al cardenal arzobispo de Campobasso (sur), Giancarlo Maria Bregantini.

Durante la primera y la última estación, el encargado de portar la cruz fue el vicario de Roma, Agostino Vallini.

El Papa la esperó sentado, rezando y ataviado con un largo abrigo blanco.

El Papa argentino presidió en la Basílica de San Pedro la ceremonia de la Pasión de Cristo sin pronunciar catequesis alguna.

Mañana Bergoglio presidirá la Vigilia pascual, uno de los actos principales de la celebración de la Semana Santa y previo al Domingo de Resurrección.