Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El Papa pidió por la paz y el fin del hambre

EL PAÍS

http://www.elpais.com.uy/mundo/papa-pide-pascua-paz-hambre-guerra.html

El papa Francisco reclamó ayer en su mensaje de Pascuas el fin de “la plaga del hambre”, agravada “por los conflictos y los inmensos derroches, de los que somos a menudo cómplices”, además de formular un enérgico llamado a la paz.

El Papa latinoamericano suplicó también por “la reconciliación y la concordia fraterna” en Venezuela, la paz en Medio Oriente y el diálogo en Ucrania.

“Haznos disponibles para proteger a los indefensos, especialmente a los niños, a las mujeres y a los ancianos, a veces sometidos a la explotación y el abandono”, clamó.

“Consuela a todos los que hoy no pueden celebrar la Pascua con sus seres queridos, por haber sido injustamente arrancados de su afecto, como tantas personas, sacerdotes y laicos, secuestradas en diferentes partes del mundo”, recalcó Francisco.

Durante el segundo mensaje pascual de su pontificado y antes de impartir la tradicional bendición “Urbi et orbi” (“A la ciudad y al mundo”), el sumo pontífice pidió que en Venezuela “los ánimos se encaminen hacia la reconciliación y la concordia”.

También se refirió a Siria, Ucrania, Irak y el conflicto palestino-israelí, además de destacar por otra parte la importancia de “proteger a quien no tiene defensa, sobre todo los niños, las mujeres y los ancianos, que a veces son objeto de explotación y abandono”.

“Te pedimos por Siria: que cuantos sufren las consecuencias del conflicto puedan recibir la ayuda humanitaria necesaria; que las partes en causa dejen de usar la fuerza para sembrar muerte, sobre todo entre la población inerme, y tengan la audacia de negociar la paz, tan anhelada desde hace tanto tiempo”.

“Te rogamos -afirmó por otro lado- que consueles a las víctimas de la violencia fratricida en Irak y sostengas las esperanzas que suscitan la reanudación de las negociaciones entre israelíes y palestinos”.

Significado.

A la liturgia pascual del Papa y a su bendición asistió una multitud como sólo ocurre en las grandes ocasiones, con peregrinos de todos los continentes, algunos de los cuales no encontraron lugar en la plaza San Pedro y se detuvieron a lo largo de la vía della Conciliazione.

Los fieles presentes en la Plaza de San Pedro y alrededores fueron en ocasión de la misa del día de Pascuas más de 150 mil, según informó la sala de prensa vaticana.

“Sin la resurrección de Cristo -dijo el Papa en su mensaje, subrayando el significado de la Pascua- el Cristianismo perdería su valor: toda la misión de la Iglesia agotaría su empuje porque es de ahí que partió y siempre vuelve a partir”.

Francisco recordó además que con la resurrección de Jesús “el amor venció sobre el odio, la misericordia sobre el pecado, el bien sobre el mal” y destacó que hoy la Iglesia mira con mayor intensidad “toda situación humana, marcada por la fragilidad, por el pecado y por la muerte”.

“Cristo resucitado ayuda a derrotar el flagelo del hambre, agravada por los conflictos y los inmensos derroches de los que a menudo somos cómplices. Haznos capaces de proteger a los indefensos, especialmente a los niños, a las mujeres y a los ancianos, a veces sometidos a la explotación y al abandono”, resaltó.

El Papa volvió a subrayar que la “buena nueva” de Jesús no es sólo una palabra, sino “un testimonio de amor gratuito”. Y explicó que eso significa “salir de sí mismo para ir al encuentro del otro, estar al lado de los heridos por la vida, compartir con quien carece de lo necesario, permanecer junto al enfermo, al anciano, al excluido”.

Exhortó además a curar a los afectados por la epidemia del ébola en Africa, como de toda otra enfermedad favorecida por la falta de cuidados y por la miseria.

Francisco recordó también a las personas secuestradas e invocó confort para los migrantes que abandonan sus países esperando “un futuro mejor”, una mayor “dignidad” y también a menudo “para poder profesar libremente su propia fe”.

Luego reiteró un congojado llamado para acabar con toda guerra, toda hostilidad, en particular referencia a la “amada Siria” y pidió terminar con la “violencia fratricida” en Irak.

Jorge Bergoglio exhortó por el fin de los enfrentamientos en la República Centroafricana, los atentados en Nigeria y la violencia en Sudán del Sur.

Agenda.

El pontífice, de 77 años, cumplió una cargada agenda en la segunda Semana Santa que encabeza desde el Vaticano.

Ayer celebró la misa solemne en latín y griego, ya que coincide con el día de Pascua para los dos ritos, de Oriente y Occidente, católico y ortodoxo.

Francisco, que ayer volvió a darse un baño de multitudes, saludó a los cardenales que asistieron a la misa de Resurrección y recorrió la plaza, que estaba decorada con 35.000 flores donadas por Holanda.

Los pies del tempo se convirtieron en un improvisado jardín compuesto por 12.000 tulipanes de colores, por 6.000 narcisos y 2.500 jacintos, además de múltiples arbustos.

La eucaristía estuvo presidida por el Cirio que el Papa bendijo durante la vigilia y sobre el que inscribió, con un punzón, la señal de la cruz, la alfa y la omega y los números que conforman el año 2014.

Bajo el balcón, un piquete de honor de la Guardia Suiza y una representación de las Fuerzas Armadas del Estado italiano acompañaron al papa, al tiempo que una banda engalanada para la ocasión hacía sonar la Marcha Pontificia, el himno del Vaticano adoptado en 1949 por Pío XII.

A partir de hoy, el Papa argentino se prepara para presidir el 27 de abril la ceremonia de canonización de los papas que marcaron el siglo XX, Juan Pablo II y Juan XXIII, que atraerá a miles de peregrinos a Roma.

Esperan a 800.000 personas en la canonización de los dos pontífices

El Vaticano espera a más de 800.000 peregrinos y 60 delegaciones oficiales el domingo 27 para la canonización de los papas Juan XIII y Juan Pablo II.

Según el Comité Italiano para el Orden y la Seguridad Pública, 19 jefes de Estado y 24 primeros ministros han comunicado su llegada a Italia.

La ceremonia, que estará a cargo del papa Francisco, se realizará en la plaza de San Pedro. Como seguramente la capacidad del lugar será ampliamente superada, se instalarán pantallas gigantes en los alrededores del Vaticano y en algunos puntos de Roma.

Unos 2.500 policías atenderán la seguridad durante los actos y preservarán los principales monumentos vaticanos.

La costarricense Floriberth Mora, curada de una aneurisma cerebral en mayo del 2011 gracias a una intercesión del beato Juan Pablo II, será una de las invitadas de honor.

Mora, de 50 años, vecina de una humilde barriada en la provincia de Cartago, tenía el aneurisma en una parte del cerebro imposible de extirpar.

“Me podrán decir que estoy loca, pero los médicos me dijeron que iba a morir, oré con fe y Juan Pablo II intercedió por mí y me curó el mismo día en que él fue beatificado”, dijo la mujer.

Antes de que se aceptara la realización del milagro, médicos del Vaticano y costarricenses hicieron estudios que demostraron la curación en un caso considerado inexplicable.