Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

Noticeu El Papa “pasó” sorpresivamente por la CAL: detalles de la “travesura” de Francisco

WhatsApp_Image_20160713

Eran las 9.10 de una mañana veraniega en Roma cuando alguien tocó la puerta en el 4to. piso de Vía della Conciliazione n. 1. Una señora se dirigió a la entrada y se quedó pasmada al ver al inesperado ¨visitante¨. El, sin embargo, con la naturalidad de un “habitué” al lugar comienza el diálogo:

–“¡Buenos días! ¿Puedo pasar?”

La funcionaria de la Pontificia Comisión para América Latina (CAL) le respondió: “¡Santo Padre! ¡Qué increíble sorpresa!”

Así fue el inicio de esta visita no programada del Papa Francisco, este miércoles 13, a la oficina vaticana que trata de los asuntos concernientes a las iglesias particulares de América Latina y el Caribe.

Los funcionarios de la Comisión, encabezados por el uruguayo Prof. Guzmán Carriquiry, se encontraban en una reunión de coordinación con vistas a la próxima celebración del Jubileo Continental de la Misericordia en Bogotá cuando irrumpió una integrante del personal en la oficina y absolutamente alterada les dijo: “¡El Santo Padre! ¡Rápido, el Santo Padre!”  Todos demoraron en reaccionar mientras trataban de comprender qué sucedía: “¿estará al teléfono?, ¿le habrá pasado algo?” “Pero increíblemente comenzamos a escuchar su voz mientras se acercaba por el pasillo. Nos pusimos de pie y el Prof. Carriquiry se abrió paso inmediatamente para encontrárselo casi en la puerta de su despacho”, narra la crónica publicada en el sitio web de la CAL.

“Buenos días, ¿tenés tiempo para conversar un poquito?”, preguntó con toda seriedad el Papa al Secretario de la CAL.

“Los dejamos solos mientras esperábamos afuera, notablemente sorprendidos y emocionados por el momento tan especial que estábamos viviendo. Ciertamente no es la primera vez que saludamos en persona al Santo Padre –la mayoría de trabajadores que llevan algunos años en una oficina vaticana han tenido más de una oportunidad para estrecharle la mano al Papa e intercambiar unas breves palabras–; pero recibirlo en la oficina en un día cualquiera y de manera completamente inesperada es algo poco usual, que deja la sensación de tenerlo cerca, muy cerca, y da la oportunidad de compartir con él un momento no protocolar, sino auténticamente familiar”, detalla el relato.

Entrevistado por Radio Vaticana, el Prof. Carriquiry narró lo siguiente: “Yo estaba en mi despacho y apenas me levanté sintiendo que hablaban del Papa, me lo encontré delante de la puerta que me decía: ‘Oiga doctor, ¿tiene tiempo para conversar un rato?’ Ante una pregunta semejante le respondí: ‘No, mi agenda está muy ocupada. ¡Por favor, venga otro día!’ Y nos reímos un rato. El Santo Padre estuvo hablando unos treinta minutos personalmente conmigo y después quiso detenerse 10 minutos a tomar un café con todos los que trabajan aquí”.

“LA PRIMERA TRAVESURA DEL PAPA”

Mientras esperaban “impacientes” que salieran del despacho, el miembro de la Seguridad Vaticana que acompañaba al Papa, se vio sometido a un breve “interrogatorio” por parte de los funcionarios. Confió que el Santo Padre fue al dentista del Fondo de Asistencia Sanitaria (FAS), centro médico ubicado en el interior del Vaticano, y que, “casi por terminar, el Santo Padre señaló que tenía la idea de ´pasar por la CAL´` antes de regresar a Santa Marta”. El custodio le explicó  la complejidad de tal iniciativa pero él le replicó “tranquilamente”: “`Soy el Papa; no te preocupés, que estamos en las manos de Dios´, y se pusieron en marcha`”.  Según cuenta la crónica, “a su salida de ´Porta Sant’Ana` los guardias suizos saludaron ál Santo Padre solemnes y medio atónitos mientras se alejaba impertérrito en el asiento delantero del vehículo”. El acompañante del Papa aseguró, sonriente, que se trataba de “`la primera travesura de este tipo,  realizada por el Papa Francisco”.

“Después del diálogo en privado con el Secretario Encargado de la Vicepresidencia, el Papa salió y aceptó gustoso la invitación a ´entretenerse` un rato más compartiendo un café con nosotros –como se puede apreciar en la foto. En el breve diálogo –aunque grato y ameno–, Francisco saludo a cada uno personalmente y demostró una memoria impresionante, porque nos tenía presentes a todos y en algunos casos con detalles sorprendentes. Comentó también de sus tiempos de Cardenal, cuando era Miembro de la Comisión en las Reuniones Plenarias, y nosotros le recordamos aquellas tardes de oficina, en las que se ofreció más de una vez a quedarse trabajando con nosotros para completar el ´documento conclusivo´. Pero llegó el momento de la despedida, aunque no lo dejamos ir sin tomarse unas fotos con nosotros. Nos dio su bendición y le aseguramos nuestras oraciones mientras lo acompañábamos hacia la puerta´”.

“Estamos todos muy conmovidos, llenos de gratitud y con una gran alegría por el hecho sorprendente e inesperado de la visita del Papa a la sede de nuestra Pontificia Comisión”, afirmó en  Radio Vaticano  el Profesor Carriquiry.

En una postada, los funcionarios de la CAL se apuran en aclarar: “Esta visita del Papa a la CAL, por haber sido totalmente espontánea y `casual´, no debería contarse entre las visitas protocolares que el Santo Padre realiza a los Dicasterios y diversos Organismos de la Curia Romana. Por lo tanto, todavía estamos a la espera de una visita ‘oficial´ de Francisco a la Comisión. ¡Somos bastante ambiciosos y pedigüeños!´”.

Basado en la crónica publicada AQUI