Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El Papa llama a cambios en la iglesia

EL PAÍS |

PIDE REFORMAR EL PAPADO, DECISIONES COLEGIADAS Y DAR PRIORIDAD A LOS POBRES

VIDEO: http://www.elpais.com.uy/mundo/papa-francisco-llama-cambios-iglesia.html

El papa Francisco propuso ayer una reforma a todos los niveles de la Iglesia católica, con cambios en el papado, la toma de decisiones colegiadas y atribuyendo la prioridad sobre todo a los pobres.

En su primera exhortación apostólica, “Evangelii Gaudium” (“La alegría del Evangelio”), difundida ayer, Francisco dio una nueva señal de apertura al reclamar “una conversión del papado” para que el ejercicio de su ministerio sea “más fiel al sentido que Jesucristo quiso darle y a las necesidades actuales de evangelización”.

El documento, el primero de su pontificado escrito enteramente por él, tiene 142 páginas en su versión en español.

Fue incluso más lejos al afirmar que algunas de las tradiciones históricas de la Iglesia podrían ser dejadas de lado si ya no sirven para comunicar la fe. Citando a San Agustín y a Santo Tomás de Aquino, Francisco resaltó la necesidad de moderación en las normas “para no recargar las vidas de los fieles“.

Sin embargo, reafirmó la oposición de la Iglesia al aborto y especificó claramente que esta doctrina no es negociable pues está en el núcleo de la insistencia del clero en la dignidad de cada ser humano.

El pontífice argentino advirtió además contra la violencia generada por la pobreza e imploró libertad religiosa para los cristianos en Oriente Medio.

Conversión.

La “conversión del papado” como la llamó, va de la mano de “una saludable descentralización” de la Iglesia y de una mayor responsabilidad de los laicos, sostuvo Francisco.

El Papa defendió “la colegialidad” e invitó a religiosos y sacerdotes a no temer “romper los esquemas”, a “ser audaces y creativos” y a evitar transmitir “una multitud de doctrinas que se intentan imponer a fuerza de insistencia”.

El pontífice propuso en sustancia pasar de un modelo de iglesia burocrática y doctrinaria a una iglesia “misionera”, alegre, abierta a los laicos y a los jóvenes.

Las citas teológicas e históricas que utilizó no dejan dudas sobre sus puntos de referencia y sus prioridades: los papas Juan XXIII y Pablo VI, que presidieron el Concilio Vaticano Segundo, que modernizó la Iglesia, son citados reiteradamente.

Denuncia.

El documento, en el que Francisco traza la hoja de ruta del pontificado del primer jefe de la Iglesia latinoamericano, se apunta a una institución que otorgue prioridad a los pobres.

Para Francisco, el sistema económico actual es “injusto en su raíz” porque en la economía predomina “la ley del más fuerte”, una “nueva tiranía invisible, a veces virtual”, dominada por un “mercado divinizado”, en el que imperan la “especulación financiera, una corrupción ramificada y una evasión fiscal egoísta”.

El Papa criticó a aquellos que “todavía defienden las teorías del `derrame`, que suponen que todo crecimiento económico, favorecido por la libertad de mercado, logra provocar por sí mismo mayor equidad e inclusión social en el mundo”.

“Esta opinión, que jamás ha sido confirmada por los hechos, expresa una confianza burda e ingenua en la bondad de quienes detentan el poder económico y en los mecanismos sacralizados del sistema económico imperante. Mientras tanto, los excluidos siguen esperando”, recalcó.

Francisco denunció nuevamente “la globalización de la indiferencia” así como “la trata de seres humanos”, pidió a los países que acogen a emigrantes “una generosa apertura” y ayuda para las mujeres que sufren “situaciones de exclusión, maltrato y violencia”.

Aborto.

Sobre el aborto, legalizado en casi todos los países de Europa, el Papa reconoció que “no debe esperarse que la Iglesia cambie su postura” sobre ese tema pues “no es progresista” resolver los problemas “eliminando una vida humana”.

“Entre esos débiles, que la Iglesia quiere cuidar con predilección, están también los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana en orden a hacer con ellos lo que se quiera, quitándoles la vida y promoviendo legislaciones para que nadie pueda impedirlo”, dijo.

“No debe esperarse que la Iglesia cambie su postura sobre esta cuestión. Quiero ser completamente honesto al respecto. Éste no es un asunto sujeto a supuestas reformas o `modernizaciones`”, sostuvo. “No es progresista pretender resolver los problemas eliminando una vida humana”, agregó.

La mujer.

Para que la Iglesia sea mucho más colegiada, el Papa señaló que las conferencias episcopales deben tener más protagonismo y las invitó a tener sus puertas “siempre abiertas”.

En cuanto al papel de las mujeres en la Iglesia, Francisco consideró que “deben tener mayor espacio y una presencia más incisiva” en la Iglesia católica, aunque cerró la posibilidad de que accedan al sacerdocio.

El pontífice aseguró al introducir el tema que “la Iglesia reconoce el indispensable aporte de la mujer en la sociedad” pues “la sensibilidad, la intuición y unas capacidades peculiares suelen ser más propias de las mujeres que de los varones”.

Entre ellas, Bergoglio citó la “especial atención femenina hacia los otros, que se expresa de un modo particular, aunque no exclusivo, en la maternidad”.

El Papa señaló que ya hay mujeres que comparten responsabilidades pastorales junto con los sacerdotes, pero también reconoció la necesidad de ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia. “Porque el genio femenino es necesario en todas las expresiones de la vida social, por lo que se ha de garantizar la presencia de las mujeres también en el ámbito laboral y en los diversos lugares donde se toman las decisiones importantes, tanto en la Iglesia como en las estructuras sociales”, agregó.

Sin embargo, advirtió que “el sacerdocio está reservado a los varones, como un signo de Cristo Esposo que se entrega en la Eucaristía” y señaló que se trata “de una cuestión que no se pone en discusión”.

El islam.

En el documento, escrito en agosto tras su viaje en julio a Brasil, Francisco abordó el delicado tema de la relación con los musulmanes, que provocó fuertes tensiones durante el pontificado del papa emérito Benedicto XVI.

Francisco suplicó “humildemente” a los Estados musulmanes que garanticen la libertad religiosa a los cristianos, tal como los países occidentales lo hacen con los creyentes del Islam.

También enfatizó que “el verdadero Islam y una adecuada interpretación del Corán se oponen a toda violencia”.

FRASES DE FRANCISCO

Es vital que hoy la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo.

¡Cuántas guerras en el seno de la Iglesia! ¿A quién vamos a evangelizar con esos comportamientos?

No puede ser que no sea noticia que muera de frío un anciano en la calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la Bolsa.

Como el mandamiento de `no matar` pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir no a una economía de la exclusión y la desigualdad. Esa economía mata.

Es necesario ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia (…) Las reivindicaciones de los legítimos derechos de las mujeres no se pueden eludir.

El afecto hacia los verdaderos creyentes del Islam debe llevarnos a evitar odiosas generalizaciones, porque el verdadero Islam y una adecuada interpretación del Corán se oponen a toda violencia.

Hasta que no se acabe con la exclusión y la injusticia dentro de una sociedad y entre los distintos pueblos será imposible erradicar la violencia.

El origen y el contenido de la “exhortación apostólica”

En la exhortación apostólica “Evangelii Gaudium”, el Papa recoge los trabajos del sínodo dedicado a “La nueva evangelización para la transmisión de la fe”, celebrado del 7 al 28 de octubre de 2012. El texto, que Francisco entregó a 36 fieles el pasado domingo durante la clausura del Año de la Fe, es el primer documento oficial de su pontificado, ya que la encíclica “Lumen Fidei” fue escrita en colaboración con su predecesor, Benedicto XVI. Las exhortaciones apostólicas son documentos importantes de los papas dirigidos a todos los católicos. Se distinguen de las encíclicas porque en éstas predomina el carácter doctrinal, en tanto que en las exhortaciones prevalece el pastoral.