Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El papa lamentó la “globalización de la indiferencia” ante la inmigración

EL OBSERVADOR |

“Hemos perdido el sentido de la responsabilidad fraternal”, dijo Francisco en su misa oficiada en la isla de Lampedusa

El papa argentino Francisco, hijo de emigrantes italianos y gran defensor de pobres y desfavorecidos, condenó con firmeza este lunes en la isla siciliana de Lampedusa, en el sur de Italia, la “globalización de la indiferencia” ante el drama de la inmigración ilegal.

“Hemos perdido el sentido de la responsabilidad fraternal”, clamó el papa durante la misa que ofició en el pequeño estadio de la isla, puerta de entrada a Europa de miles de indocumentados que sueñan una vida mejor.

“La cultura del bienestar (…) nos vuelve insensibles a los gritos de los demás, nos hace vivir en una burbuja de jabón, bella, pero vacía”, dijo.

A los “inmigrantes que han muerto en el mar, en barcos que en vez de ser un camino de esperanza se han transformado en camino de muerte”, el papa argentino pidió perdón.

“Señor, con esta liturgia, que es una liturgia de penitencia, pedimos perdón por la indiferencia de hermanos y hermanas, pedimos perdón por habernos acomodado, por habernos encerrado en nuestro bienestar que anestesia el corazón”, dijo.

Igualmente pidió perdón para “aquellos que con sus decisiones a nivel mundial han creado situaciones que conducen a estos dramas”, añadió.

En su homilía, en un altar instalado sobre una barca, ante cientos de inmigrantes e isleños, el papa condenó también “el tráfico de personas que explotan la pobreza”, dijo.

“Acabo de escuchar a uno de ellos, cómo han sufrido por traficantes de seres humanos que explotan la pobreza, algunos de ellos no han logrado ni siquiera llegar”, comentó improvisando.

“Sentí que tenía que venir hoy aquí a rezar, a realizar un gesto de cercanía y para que lo que ha sucedido no se repita, no se repita por favor”, dijo el papa que citó la comedia de Lope de Vega “Fuenteovejuna”.

“¿Quién es el responsable de la sangre de estos hermanos y hermanas? Nadie y todos. Hemos perdido el sentido de la responsabilidad fraternal”, reiteró.

A los cientos de musulmanes que asistían, el papa deseó un buen inicio de ayuno por Ramadán, y en señal de respeto les dijo que la Iglesia católica está “cerca en la búsqueda de una vida digna”.