Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El Papa inició ritos de la Semana Santa

EL PAÍS |

SE PREGUNTÓ EN SAN PEDRO SOBRE TRAIDORES Y VALIENTES

El papa Francisco inició ayer los ritos de Semana Santa con la misa del Domingo de Ramos, durante la cual pidió a los católicos preguntarse si son como aquellos que traicionaron a Jesucristo o como los “valientes” que le fueron fieles hasta el final.

“¿Dónde está mi corazón? ¿A cuál de estas personas (del Evangelio) me asemejo? Que esta pregunta nos acompañe durante toda la semana”, dijo el Papa ante una multitud congregada en la Plaza San Pedro.

Poco antes, el Sumo Pontífice había presidido la procesión de Ramos, apoyado en un bastón esculpido por los presos de la cárcel de San Remo.

Francisco no leyó el texto que se había repartido previamente, en el que se refería principalmente a la entrada de Jesús en Jerusalén, la cual se celebra, según la tradición cristiana, durante la misa de Ramos. Prefirió en cambio recalcar que este domingo también está relacionado con la Pasión de Cristo.

“¿Quién soy yo, delante de Jesús que sufre? Hemos oído muchos nombres: tantos nombres. El grupo de líderes religiosos, algunos sacerdotes, algunos fariseos, algunos maestros de la ley que habían decidido matarlo. Estaban esperando la oportunidad de apresarlo. ¿Soy yo como uno de ellos?”, preguntó el Papa.

“Incluso hemos oído otro nombre: Judas. 30 monedas. ¿Yo soy como Judas? Hemos escuchado otros nombres: los discípulos que no entendían nada, que se quedaron dormidos mientras el Señor sufría. ¿Mi vida está dormida?”, indagó el Papa argentino.

“¿Soy yo un traidor? ¿Soy como aquellos líderes religiosos que tienen prisa en organizar un tribunal y buscan falsos testigos? ¿Soy yo como ellos?”, preguntó nuevamente, citando a Poncio Pilato, quien, “ante una situación difícil, se lava las manos, no asume sus responsabilidades”, y a los soldados, quienes “golpean al Señor, le escupen, lo insultan y se divierten humillándolo”.