Iglesia al día

" El Señor no quiere que pensemos continuamente en nuestras caídas, sino que lo miremos a Él, que en nuestras caídas ve a hijos a los que levantar y en nuestras miserias ve a hijos a los que amar con misericordia. "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios El papa Francisco se reúne hoy con el presidente Barack Obama

EL PAÍS |

El mandatario será recibido por el Papa en el marco de una gira que realiza por Europa y que ha estado dominada por la crisis de Ucrania y las negociaciones nucleares con Irán.

El primer Papa latinoamericano, Francisco, recibirá por primera vez hoy en el Vaticano al primer presidente afroamericano de Estados Unidos, Barack Obama.

El mandatario será recibido por el Papa en el marco de una gira que realiza por Europa y que ha estado dominada por la crisis de Ucrania y las negociaciones nucleares con Irán.

Obama, protestante, que no solía emplear un lenguaje religioso como sus antecesores en el cargo, en los últimos años ha reconocido que la fe tiene un lugar importante en su vida y empezó a incorporar el tema en sus discursos.

Aceptó renuncia de obispo derrochador

El papa Francisco, comprometido en la búsqueda de mayor transparencia financiera en el Vaticano y defensor de una Iglesia austera, aceptó ayer la renuncia de un obispo alemán que escandalizó a los fieles con sus gastos estrafalarios.

Cinco meses después de haberlo recibido en el Vaticano, el Papa argentino decidió aceptar la dimisión del obispo de Limburgo, Franz-Peter Tebartz van Elst, conocido por su afición al lujo, quien será designado para otro cargo, precisó en una nota el Vaticano. “La situación en la diócesis de Limburgo impide el ejercicio fecundo de su ministerio”, reconoce el comunicado.

“El Santo Padre pide al clérigo y a los fieles de la diócesis de Limburgo que acojan las decisiones de la Santa Sede con docilidad y esforzarse por recuperar un clima de caridad y de reconciliación”, se añadió.

El obispo, a cargo de la pudiente diócesis al sudoeste de Alemania, viajó a Roma en octubre pasado para una serie de reuniones, que se concluyeron con un encuentro con el papa Francisco, quien pregona una iglesia para los pobres.

Como señal de arrepentimiento, el obispo, repudiado en Alemania por su manía de grandeza, llegó en un vuelo económico.

Tebartz-van Elst, cuya renuncia reclamaron numerosos alemanes, emprendió la construcción de una onerosa sede episcopal, con museo, sala de conferencias, capilla y apartamentos privados. Las obras generaron viva polémica en torno a la financiación de la renovación y de la transformación del centro diocesano de Limburgo.

La explosión del costo hasta 43 millones de dólares, en vez de los 5 previstos, provocó un enorme escándalo mediático en Alemania. Una comisión investigadora de la Iglesia alemana concluyó con un informe “demoledor” contra el obispo, según la prensa local.