Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El Papa Francisco nombró a un francés como su sucesor interino

UNOTICIAS |

El cardenal Jean Louis Tauran será el camarlengo, el cardenal que se ocupa del gobierno provisional de la Iglesia cuando muere o renuncia un pontífice.

El papa Francisco nombró este sábado a su camarlengo, el cardenal que se ocupa del Gobierno provisional de la Iglesia cuando muere o renuncia el pontífice, al francés Jean Louis Tauran, informó este sábado la oficina de prensa del Vaticano.

Tauran sustituye así al italiano Tarcisio Bertone, ex secretario de Estado y que era el cardenal camarlengo desde 2007.

Jean Louis Tauran fue secretario de Estado para las Relaciones con los Estados (ministro de Exteriores) durante el pontificado de Juan Pablo II; de 2003 a 2007, fue archivista y bibliotecario de la Iglesia Romana y desde 2007 es el presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso.

Como cardenal protodiácono fue el encargado el 13 de marzo de 2013 de anunciar al mundo desde la logia central de la basílica de San Pedro la elección del papa Francisco con la fórmula del “Habemus Papam!”.

Cuando fallece un papa o renuncia, el gobierno provisional de la Iglesia católica pasa a manos del cardenal camarlengo, que debe administrar los bienes de la Santa Sede, ayudado por tres purpurados asistentes.

También es quien se encarga de confirmar -una vez informado por el prefecto de la Casa Pontificia- de la muerte del papa, de firmar el acta del deceso.

También en caso de renuncia, sellará el apartamento del pontífice difunto, de tomar posesión del Palacio Apostólico Vaticano y de los palacios Lateranense y de Castel Gandolfo.

Cuando el papa muere o renuncia cesan de sus cargos todos los jefes de los consejos pontificios e incluso el secretario de Estado. Sólo permanecen el camarlengo, el penitenciario mayor y el vicario para Roma.