Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios El papa Francisco dió su primera Misa de Gallo

EL PAÍS |

Ayer el papa Francisco celebró la tradicional Misa de Gallo en la basílica de San Pedro del Vaticano, la primera de su pontificado. Cerca de 70 países también se conectaron en directo con las imágenes ofrecidas por el Centro Televisivo Vaticano.

Para la Misa de Nochebuena, que conmemora para los católicos el nacimiento de Jesús, además de las miles de personas reunidas la basílica vaticana, varios centenares de fieles también se concentraron en la Plaza de San Pedro para seguir la misa a través de cuatro pantallas gigantes.

La misa se inició con el canto de la “Kalenda”, que en latín cuenta la espera del advenimiento de un mesías en el Antiguo Testamento, interpretado por un coro de la Capilla Sixtina formado por 80 elementos, acompañados del organista español Juan Paradell.

Luego Francisco recordó que los pastores “fueron los primeros que recibieron el anuncio del nacimiento de Jesús”.

Tras el canto, el sonido de las trompetas anunció el inicio de la misa y siguió la procesión del papa y los concelebrantes.

Tras la celebración eucarística, el papa argentino llevó al Niño Jesús en procesión hasta el Nacimiento instalado en la basílica vaticana y allí un grupo de 10 niños, representando los cinco continentes, depositaron flores ante el pesebre.

“Jesús es la luz que disipa las tinieblas”, este el mensaje que lanzó el papa Francisco en su homilía durante la Misa del Gallo, con la que comienza la Navidad, y que celebró en la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

Posteriormente el papa disertó sobre las palabras “caminar” y “ver” al considerar que “la identidad de los creyentes católicos es ser peregrinos hacia la tierra prometida”.

En este camino, agregó “se alternan momentos de luz y de tiniebla, de fidelidad y de infidelidad, de obediencia y de rebelión, momentos de pueblo peregrino y de pueblo errante”.

Francisco comenzó afirmando que “somos un pueblo en camino, y a nuestro alrededor -y también dentro de nosotros- hay tinieblas y luces”, pero en la noche de hoy, “cuando el espíritu de las tinieblas cubre el mundo, se renueva el acontecimiento que siempre nos asombra y sorprende: el pueblo en camino ve una gran luz”.

“También en nuestra historia personal se alternan momentos luminosos y oscuros, luces y sombras”, dijo el papa argentino, quien agregó que “si amamos a Dios y a los hermanos, caminamos en la luz, pero si nuestro corazón se cierra, si prevalecen el orgullo, la mentira, la búsqueda del propio interés, entonces las tinieblas nos rodean por dentro y por fuera”.

“Quien aborrece a su hermano está en las tinieblas, camina en las tinieblas, no sabe adónde va, porque las tinieblas han cegado sus ojos”, añadió el papa citando al apóstol San Juan.

“Fueron los primeros porque eran de los últimos, los marginados”, agregó.

“Dios nos ama, nos ama tanto que nos ha dado a su Hijo como nuestro hermano, como luz para nuestras tinieblas”, añadió el papa.

Y concluyó su homilía pidiendo a los católicos que “no teman”, pues “nuestro Padre tiene paciencia con nosotros, nos ama, nos da a Jesús como guía en el camino a la tierra prometida. Él es la luz que disipa las tinieblas. Él es nuestra paz”.

Cerca de 70 países también se conectaron en directo con las imágenes ofrecidas por el Centro Televisivo Vaticano.

Con el papa Jorge Bergoglio concelebrarán 30 cardinales, 40 obispos y 250 sacerdotes y 14 diáconos, mientras que otros 100 curas darán la comunión.