Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios El Papa en Cracovia: de la caída al tranvía

TELENOCHE |

El Sumo Pontífice se tropezó cuando comenzaba la ceremonia; después subió como un polaco más a un tranvía.

El Papa Francisco, que llegó ayer a Polonia, celebró una misa en el santuario de la Virgen de Jasna Gora, en Czestochowa, Polonia, ante unas 300.000 personas. Cuando se dirigía al altar, se tropezó y cayó al suelo pero rápidamente lograron levantarlo. Según sus allegados no sufrió lesiones.

El pontífice argentino celebró una misa en este santuario de la llamada Virgen Negra, la más venerada por los católicos polacos y por Juan Pablo II, en la que se recordó los 1.050 años de la conversión al cristianismo de la nación polaca. Antes de la celebración, Francisco visitó el santuario y se recogió en oración durante algunos minutos ante el icono bizantino que representa a la Virgen Negra.

Después utilizó el medio de transporte público más característico de Cracovia y el más ecológico: el tranvía, para llegar a la gran explanada de Blonia, donde encontró a los cientos de miles de jóvenes que participan en la Jornada Mundial de la Juventud.

Francisco se convirtió así en el primer pontífice que sube a un tranvía. Subió al modelo de tranvía más moderno de Cracovia, conocido como “Krakowiak”, pero que había sido engalanado con los colores de la bandera del vaticano, amarillo y blanco, y el escudo papal.

Antes de subir al tranvía, el alcalde de Cracovia, Jacek Krupa, le entregó las llaves de la ciudad y con otras autoridades subieron para el pequeño paseo.

En el vagón del papa se encontraban 15 jóvenes con minusvalías, que le acompañaron durante el trayecto, y a quienes saludo uno a uno.

Durante unos minutos estuvo sentado con una niña y después se quedó sólo y fue saludando desde la ventanilla del tranvía a los fieles que se agolparon en los márgenes de la carretera.