Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios El Papa canonizó a cuatro nuevas santas

LA REPÚBLICA |

Dos de ellas llevaron la fé cristiana a palestina

El papa Francisco declaró santas ayer a cuatro religiosas que vivieron en el siglo XIX, dos palestinas, una francesa y una italiana, y alentó a la muchedumbre a seguir su “ejemplo luminoso”.

Mariam Bawardi (1846-1878), Marie-Alphonsine Ghattas (1843-1927), Jeanne-Emilie de Villeneuve (1811-1854) y Maria Cristina dell’Immacolata (1856-1906) fueron canonizadas en una misa celebrada al aire libre en la plaza de San Pedro del Vaticano.

Ante una multitud de fieles y bajo un sol rutilante, el sumo pontífice exaltó la trayectoria de las cuatro religiosas, “modelos de santidad que la Iglesia nos invita a imitar”, y cuyos retratos decoraban la fachada de la Basílica de San Pedro.

En su homilía, el santo padre glosó la personalidad de las cuatro mujeres. A la misa asistieron personalidades como el presidente palestino, Mahmud Abas, que se reunió la víspera con Francisco, y el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve.

También hubo una delegación de unas 2.000 personas, principalmente de las iglesias locales, y en particular de los territorios palestinos, Israel y Jordania. Entre la gente podían verse numerosas banderas palestinas.

Mariam Bawardi

Fundó en Belén el primer convento carmelita de Palestina, y falleció en un accidente a los 32 años tras servir a familias pobres en Alejandría, Jerusalén, Beirut o Marsella.

Huérfana a los tres años, fue confiada a un tío y vivió en Egipto, donde quisieron casarla siendo muy joven. Mariam Bawardi se negó y se refugió en casa de un allegado que le aconsejó convertirse al islam.

Ante su negativa, este la degolló pero la joven se salvó “milagrosamente” por la intercesión de la Virgen María.

Marie-Alphonsine Ghattas

Nació en Jerusalén en 1843 y con 14 años se unió a la Iglesia. Fue la cofundadora de la primera congregación de las Hermanas dominicas del Santo Rosario en su ciudad natal. Se consagró al trabajo pastoral antes de dedicar su vida a ayudar a los ancianos y a los niños, llegando a fundar la escuela femenina de Beit Sahur en 1886.

Hoy, los miembros de su orden gestionan escuelas, clínicas y orfanatos en todo Oriente Próximo. Murió en 1927 en la aldea de Ein Karem, donde la tradición cristiana sitúa el nacimiento de San Juan Bautista.

La villa fue evacuada durante la guerra de 1948 y hoy, Ein Karem es un barrio del suroeste de Jerusalén. Ghattas fue beatificada en 2009 por el cardenal Angelo Amato, en nombre del Papa Benedicto XVI, primera etapa antes de la canonización, en una misa celebrada en la Iglesia de la Anunciación de Nazaret.

Jeanne-Emilie de Villeneuve

Nació en Toulouse el 9 de marzo de 1811, perteneciente a la nobleza francesa, tercera hija del Marqués de Villeneuve y de Rosalie d’Avessens. Vivió en el Castillo de Hauterive, cerca de Castres, donde gozó de un ambiente familiar y una educación que la prepararon para el futuro.

Desde muy joven, Emilie se destacó por su amor a Dios, expresado en sus cuidados y entrega a los pobres, enfermos, frágiles y excluidos, a quienes desea manifestar así el amor que Dios les tiene.

A sus 25 años, el 8 de diciembre de 1836 fundó, en Castres, junto con otras dos jóvenes, la Congregación de las Hermanas de la Inmaculada Concepción. Y en 1847 envió las primeras hermanas a África. Murió a los 43 años víctima del cólera.

Maria Cristina dell’Immacolata

Por su lado, la napolitana Maria Cristina dell’Immacolata, fundadora en 1903 de una congregación de adoratrices, recibió la “fuerza para soportar el sufrimiento” gracias a la oración, destacó el jefe de la Iglesia católica.