Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios El obispo de Minas denuncia discriminación de jerarcas de UTE al no permitir la celebración de una misa en su Parque de Vacaciones

 BÚSQUEDA | 

Los organizadores tenían todo preparado para recibir a las 150 parejas que par­ticiparían en un “encuentro de familias” católicas en el Parque de Vacaciones para funcionarios de Antel y UTE, en las sierras de Minas. A último momento, sin em­bargo, las autoridades de la Asociación Promotora Edu­cativa —responsable de la actividad— recibieron una mala noticia: el Directorio de UTE no autorizaba la realización de una misa dentro del predio.

Para el obispo de Minas, Jaime Fuentes, la decisión de las autoridades del ente estatal, que provocó el tras­lado del evento a otro lugar, supone un acto de “discrimi­nación” y sus autores deben ser citadas por la Justicia.

“Si una persona o una ins­titución discrimina, es obje­to de merecidas sanciones. Si lo hace un organismo es­tatal, por motivos religiosos para más datos, ¿no pasa nada?”, cuestiona Fuentes, que integra el Opus Dei, en su blog “Desde el Verdún”.

La vicepresidenta de la Fundación Parque de Va­caciones para funcionarios de Antel y UTE, Sylvia Bruz­zone, dijo a Búsqueda que “dado que el predio es pro­piedad de UTE y Antel, no se pueden realizar activida­des religiosas ni políticas”. Incluso, sostuvo que en este caso se había acordado una cotización, pero al afinar los detalles del evento “surgió el planteo de realizar una misa” y eso provocó la can­celación.

El motivo. Según el relato del obispo, el último fin de semana la Asociación Promotora Educativa —que también pertenece a la Prelatura de la Iglesia Ca­tólica fundada por Josema­ría Escriba de Balaguer­organizó “un encuentro de familias al que asistieron 150 matrimonios” en el Ar­gentino Hotel de Piriápolis. Sin embargo, las conferen­cias iban a tener otra sede: el Parque de Vacaciones de UTE.

“Hace meses, el Parque había ofrecido un buen pre­cio y habían concertado realizar ahí el evento. ( … ) Cuando los matrimonios organizadores ya tenían todo decidido, programado y anunciado, reciben una co­municación que venía des­de la Dirección misma de UTE en Montevideo, en la que decían que no, que no se podía realizar esa activi­dad en el Parque”, cuenta el obispo en el blog

El motivo de la prohibi­ción, de acuerdo con Fuen­tes, es que el programa del evento incluía la posibilidad de asistir a misa, “que se iba a celebrar en alguno de los varios locales que tiene el Parque”.

El obispo sostiene que an­te la negativa de sus supe­riores “la Gerencia del Par­que se preocupó de pensar en otras alternativas (con­tratar ómnibus por cuenta suya para que pudieran ve­nir a misa a Minas, por ejem­plo), tan bien intencionadas como insólitas, si se piensa con un poco de sentido co­mún”. Y agrega: “Lo que es­taba firme, por órdenes de arriba, era que misa, en el Parque, no”.

Ante esto, los organiza­dores del evento decidieron trasladar las conferencias al Argentino Hotel.

“¿No pasa nada?”. Al comienzo de su artícu­lo, Fuentes recuerda que el i verbo discriminar, según la Real Academia Española, “tiene dos sentidos: selec­cionar excluyendo es el pri­mero, y, el otro, dar trato inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, etc. “Si una persona o una institución discrimina, es objeto de merecidas sanciones. Si lo hace un organismo estatal, por motivos religiosos para más datos, ¿no pasa nada?, agrega.

Sobre el final, luego de relatar el episodio, el obispo plantea dos preguntas: ¿Es o no es discriminación por motivos religiosos los que hizo UTE? ¿Intervendrá la Justicia?