Iglesia al día

" En esta noche resuena la voz de la Iglesia: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza!». Es otro “contagio”, que se transmite de corazón a corazón, porque todo corazón humano espera esta Buena Noticia. Es el contagio de la esperanza: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza! "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios El “mito” de la educación privada

SEMANARIO BUSQUEDA |

Luis Garibaldi, director de Educación del Ministerio de Educación y Cultura (MEC) durante los primeros dos gobiernos del Frente Amplio y actual integrante del Consejo de Formación en Educación (CFE), es uno de los pocos dirigentes de todo el arco político que envió a sus tres hijos a la educación pública, desde la primera infancia a la Universidad. “Todo público”.

Si bien aclara que no hace “bandera” de ello, Garibaldi, de 61 años, dice creer “mucho” en la educación pública. “Yo fui al Liceo Francés y luego al Liceo Joaquín Suárez —donde fue apodado ‘El Nórdico’—, y ahí aprendí que la educación es un ámbito para generar contactos, capital social, que te lo da la integración, el conocer sectores que no son los tuyos”.

“Luego hay un mito que dice que la educación privada es mejor que la pública; es realmente un mito. La privada tiene ventajas: uno elige instituto y hay diferencias en la carga horaria. Pero las razones son más operativas que de calidad. Docentes y planes de estudio son parecidos. No hay ruptura en las propuestas educativas”.

Aparte, continuó Garibaldi, “todos los estudios demuestran que a mismo nivel socioeconómico el rendimiento educativo es similar entre públicos y privados en Uruguay”.