Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios El mensaje de Francisco

EL OBSERVADOR | Tapa

En su primer ángelus de 2014, el Papa se dirigió a una multitud en la plaza de San Pedro e instó a “parar el camino de la violencia”

Enlace permanente de imagen incrustada

Colorido, esperanza y pedidos de paz inauguraron el 2014

Año Nuevo en el mundo. El papa Francisco dijo que “llegó la hora de parar el camino de la violencia”

El papa Francisco pidió por la paz en su primer ángelus de 2014. F. Monteforte – AFPLa plaza San Pedro en el Vaticano se vistió de fiesta para recibir el nuevo año. F. Monteforte – AFPAlgunos eligieron los disfraces de superhéroes para 2014. P. Huguen – AFPEn Irak, el mayor deseo es que se frene la violencia. A. Al RubayeVarias ciudades de Alemania vivieron jornadas de mucho colorido. M. Reichel – AFPEl papa Francisco pidió por la paz en su primer ángelus de 2014. F. Monteforte – AFPLa plaza San Pedro en el Vaticano se vistió de fiesta para recibir el nuevo año. F. Monteforte – AFP

12345

Millones de personas han celebrado la entrada del 2014 en Asia, África, Europa y las Américas, con espectáculos variopintos y llamativos, para recibir un año que el papa Francisco deseó sea más solidario y menos violento, mientras que en Estados Unidos el Año Nuevo trajo la entrada en vigor de la reforma de la salud (ver página 22) y en Kiev, por ejemplo, los proeuropeos utilizaron el mismo escenario de las protestas del último mes para dar lugar a una colorida celebración.

A pocas horas de los festejos que marcaron el cambio de año, el papa se dirigió a una multitud congregada en la plaza San Pedro del Vaticano para su primer ángelus del año.

“Llegó la hora de parar el camino de la violencia. ¿Qué está pasando en los corazones de la gente? ¿A la humanidad? Es hora de parar”, dijo Francisco desde la ventana de su estudio en el palacio apostólico.

“Se necesita el compromiso de todos para construir una sociedad verdaderamente justa y solidaria”, clamó, e insistió en “la responsabilidad de obrar con el fin de que el mundo se convierta en una comunidad de hermanos que se respetan, se aceptan en su diversidad y se cuidan unos a los otros”.

Íconos

Horas antes, en Nueva York, cerca de un millón de personas desafiaron el frío para recibir el año en Times Square, con la tradicional caída de la bola de cristal gigante, de casi 5.500 kilos, con 32 mil luces led y 2.688 cristales de Waterford.

En tanto, en Río de Janeiro, unos 2,3 millones de personas se concentraron en la célebre playa de Copacabana para celebrar con un “besatón” generalizado bajo un cielo iluminado por 24 toneladas de fuegos artificiales lanzados desde el mar.

Entre las ciudades europeas, Londres volvió a iluminar a medianoche la noria conocida como London Eye en medio de una muchedumbre eufórica. Unas 50 mil personas participaron en la explosión de los primeros fuegos artificiales multisensoriales del mundo, que incluían confetti comestible con sabor a banana y pompas con olor a naranja.

Con el reloj en las 12 en punto, Moscú vivió una gran fiesta en su célebre Plaza Roja, y en Berlín una cantidad récord de un millón de personas se reunieron frente a la puerta de Brandeburgo, según los organizadores.

En tanto, París congregó más de 300 mil personas en los Campos Elíseos, bajo la vigilancia de unos 9.000 efectivos de seguridad, en una noche de celebraciones que culminó con cuatro muertes, tres de ellas por arma blanca.

Roma celebró con un concierto en el Circo Máximo, con cantantes y DJ, tras un discurso en el que el alcalde Ignazio Marino prometió que “2014 será el año de la recuperación” económica y en la capital española, Madrid, miles de personas desafiaron el frío para congregarse en la Puerta del Sol y comer las tradicionales 12 uvas, al ritmo de las 12 campanadas de final de año.

En Kiev, unos 200 mil opositores ucranianos entonaron el himno nacional en la plaza de la Independencia, en el centro de la ciudad, escenario desde hace un mes de manifestaciones de la oposición proeuropea contra el gobierno, que ha decidido acercarse a Rusia y no a la Unión Europea.

En cambio, en Letonia, los habitantes celebraron el año nuevo con la entrada en la zona euro.

Los primeros

La gran ciudad que festejó antes el nuevo año fue Sídney, con un esplendoroso espectáculo de fuegos artificiales en su grandiosa bahía.

Por primera vez desde hace 10 años, la ópera de Sídney fue el punto de lanzamiento de toneladas de pólvora como parte de las fiestas del 31 de diciembre.

Estos festejos costaron 6 millones de dólares australianos (€ 3,8 millones), según su alcalde, Clover Moore. Es el precio “de la fiesta de Año Nuevo más bonita del mundo, en el puerto más bonito del mundo”, Harbour Bridge, destacó.

Por su parte, Dubái, que acaba de obtener la organización de la exposición universal de 2020, ofreció un gigantesco espectáculo pirotécnico.

Burj Khalifa, la torre más alta del mundo con 828 metros, se iluminó a la media noche, con un imponente espectáculo de seis minutos de duración. Al mismo tiempo, Burj al-Arab, un hotel presentado como el más lujoso del mundo, contribuía con un espectacular show que encendió con colores el cielo del emirato.

Con este espectáculo, que costó US$ 6 millones, según la televisión local, y se hizo desde 400 sitios de lanzamiento, Dubái entró en el Libro Guinness de los Récords con el espectáculo pirotécnico más grande del mundo. (Agencias) l

En cifras

32.000

Fueron las luces led que conformaron la bola de cristal gigante de Times Square.

2.300.000

La multitud que atestó la playa de Copacabana en Río de Janeiro y celebró bajo el cielo iluminado por 24 toneladas de pirotecnia.

1 millón

De personas se congregaron frente a la puerta de Brandeburgo, en Berlín, para recibir el 2014.

3.800.000

Cantidad de euros gastados en la fiesta celebrada en Sydney.

500.000

Fueron los proyectiles usados para el espectáculo en Dubái.

Lo dijo

“Llegó la hora de parar el camino de la violencia. ¿Qué está pasando en los corazones de la gente? ¿A la humanidad? Es hora de parar”

Francisco

Sumo pontífice, Iglesia Católica