Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El marido de la mujer aseguró que le habían negado recibir la eucaristía

EL OBSERVADOR |

Julio Sabetta vive en Santa Fe, Argentina. Es divorciado. Su actual mujer, Jaquelina, también lo es. Están juntos hace 19 años, y tienen dos hijas. Sabetta asegura que a su actual mujer, a quien le habían negado recibir la eucaristía, recibió un llamado del papa Francisco quien le dijo que podía comulgar.

“Hoy me pasó una de las cosas más lindas después del nacimiento de mis hijas: tuve la llamada en mi casa de nada más y nada menos que del papa Francisco”, aseguró Julio Sabetta, de la ciudad de San Lorenzo, en la central provincia argentina de Santa Fe, en su perfil de Facebook.

En declaraciones a medios locales, el hombre contó que en septiembre pasado su actual mujer, Jaquelina, le había enviado una carta al sumo pontífice expresándole su deseo de recibir la eucaristía. Según su relato, a la mujer le negaron la comunión por estar junto a un divorciado y, por ese motivo, se fue alejando de la Iglesia.

“Quería saber cómo hacer, porque sentía que le faltaba a la Iglesia”, dijo Sabatta en declaraciones al portal de noticias Infobae. El hombre dijo haber recibido este lunes, al mediodía, en su casa un llamado del Papa, que se presentó como “el padre Bergoglio” y, según su relato, “dijo que estaba conmovido por la situación” y conversó con su mujer, que no tenía un matrimonio anterior.

“Habló unos diez minutos. Le dijo que es un tema que se está tocando en el Vaticano, porque el divorciado que comulga no está haciendo nada malo”, aseguró el hombre.

En declaraciones al canal Todo Noticias, Sabetta aseguró que Francisco le dijo a su mujer “que estaba libre de todo pecado y que fuera a comulgar tranquilamente porque ella no había hecho nada malo y quería que se acercara a la Iglesia”.

“Le dijo que podía comulgar tranquila, que se quedara tranquila, que teníamos la bendición de él”, contó el hombre, que afirmó que “la paz que transmite el Papa te invade” y que su mujer está “muy emocionada”.

Los nuevos retos de la Iglesia ante los cambios de familia, entre ellos el divorcio y la petición por poder conceder los sacramentos a los divorciados, serán parte del Sínodo extraordinario que se celebrará en octubre próximo.

En febrero pasado, en una homilía en la misa que cada mañana celebra en su residencia, Casa Santa Marta, el papa Francisco pidió “no condenar” sino “acompañar” a las personas que han fracasado en su matrimonio.